“El sábado no voy a ir a la asamblea legislativa porque no va a ser un acto institucional”. Con esa frase Elisa Carrió marcó la cancha y adelantó que no dirá presente hoy en la apertura oficial de las sesiones del Congreso de la Nación, donde Cristina Fernández hablará en Cadena Nacional para dar comienzo al año legislativo.

En efecto, todo el bloque de la Coalición Cívica-ARI anunció que no asistirá al Congreso. “Si no están dadas las condiciones no vamos a ir”, explicó a Clarín el diputado Fernando Sánchez. En el sector que responde a “Lilita” cuestionan que haya una sola cámara tomando las mismas imágenes, que siempre apuntan a legisladores a los que la Presidenta critica en su discurso.

“Es el lugar más plural, tienen que estas todos los espacios políticos y todos los medios”, explicó. Sobre su ausencia señalaron: “Lo hacemos porque respetamos a la institución parlamentaria, tiene que respetar nuestra dignidad”, manifestó Sánchez. “No vamos a ir a ese acto que es poco institucional. Al otro día volveremos a nuestro trabajo parlamentario”, agregó.

Otro de los aspectos que cuestiona la oposición fue el manejo de las invitaciones para allegados a dirigentes de otros partidos que no pertenecen al kirchnerismo. En efecto, el panorama plantea un escenario repleto de agrupaciones oficialistas copando los palcos, vivando a Cristina y chiflando, cada vez que el presidente de la Asamblea lo permita, a los legisladores de otras banderías políticas.

La UCR asistirá a la asamblea pero ante cualquier signo de violencia, según confiaron fuentes partidarias, se retirarán del recinto. Así lo confirmó ayer el titular del bloque de senadores, Gerardo Morales.

“Nosotros sabemos que la militancia del Gobierno tiene que colmar la galería. Con eso no hay problemas. El tema es si nos tiran ladrillos de panfletos en la cabeza, como ha pasado. Hemos dicho que excesos no vamos a soportar. Si eso sucede, seguiremos escuchando el mensaje en el bloque donde tenemos un televisor preparado. Esperamos que sea una fiesta”, dijo.

En el radicalismo hay enojo porque el ingreso a personas que no están identificadas con el kirchnerismo de paladar negro se ha vuelto casi imposible. Inclusive altos dirigentes partidarios han tenido que comunicarse en persona con funcionario K para tramitar el acceso de sus colaboradores al recinto.

En tanto, el massismo intentará repetir el cuadro de situación que hubo en la jura de diputados en diciembre pasado, cuando pudieron doblegar la hegemonía de La Cámpora en las tribunas y hasta imponer cánticos propios en la Cámara Baja. Según supo Clarín, más allá de las dificultades par acreditar tropa propia, dirán presente en el Congreso.

En tanto, desde Presidencia de la Nación promocionan el acto con un spot titulado con una frase de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. “Me voy a jugar la vida”, señala el aviso en el que se repasa un viejo discurso de la mandataria en otra apertura de sesiones.

Fuente: clarin.com

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn