La demanda alcanzó un nuevo máximo tanto en operaciones como en el monto expedido para un mes.

La demanda de dólar para ahorro marcó en junio récord, y por partida doble: nunca, en los 18 meses que lleva el sistema de ventas administradas (que debutó tras una imprevista devaluación y más de dos años de prohibición absoluta), habían sido tantos los compradores ni las ventas.

Doble récord en la compra de dólar para ahorro en junioAmbos hitos cayeron ayer luego de que 55.576 ahorristas, según las cifras preliminares que difundió anoche la AFIP, se desprendieran de algo más de 332 millones de pesos para poder alzarse con 36,6 millones de dólares. De esta manera, durante junio pasaron por ventanilla poco más de 774.820 contribuyentes que, tras obtener la aprobación fiscal y dejar en ventanilla $ 4630 millones, lograron hacerse de US$ 512,5 millones.

Las cifras hablan de un aumento en el mes de 6% en la cantidad de compradores (41.000 más) y de 3,5% en el monto expedido (US$ 17,1 millones más) respecto de los máximos de abril. Y triplican a las que se registraban hace un año y medio, cuando se suponía que la demanda estaría estimulada por la venda previa.

Los récords se registran en medio de un proceso de dolarización de ahorros que ya venía progresivamente en alza, pero se aceleró marcadamente en las últimas semanas, al sellar Daniel Scioli un acuerdo con la presidenta Cristina Kirchner para ser único candidato pero aceptando mayores condicionamientos del oficialismo.

Esa lectura del mercado le restó al clima financiero todos los beneficios que le concedía la posibilidad de un fin de ciclo, a la vez que terminó con la denominada siesta cambiaria y reanudó las operaciones bursátiles destinadas a escapar del peso.

El sistema de venta de divisas para atesoramiento en función de los ingresos declarados debutó a fin de enero de 2008, luego de que el Gobierno dispusiera una devaluación de 20% del peso y pusiera fin a 26 meses de prohibición a esta demanda de divisas, en procura de tranquilizar el mercado cambiario tras registrarse varias y periódicas corridas contra el peso.

El instrumento elegido para calmar a los ahorristas y restarle presión al mercado paralelo ya insumió 5822 millones de dólares, una algo cifra superior a los US$ 5500 millones (en realidad, su equivalente en yuanes) que le pidió prestados el Banco Central a su par de a China para poder maquillar su tenencia de reservas en el último año y ayudar a serenar expectativas.

Pero cumplió con ese objetivo: cada vez que el precio de dólar para operaciones en negro despega y aumenta su distancia con el valor del oficial, “aparecen los que lograron comprarlo legalmente y salen a descargar una parte con arbolito de confianza para sacar hacer una diferencia”, se comenta en el mercado. “Si no existiera el puré (es como en la jerga denominan a esa operatoria), el blue estaría mucho más arriba”, insisten.

Del monto expedido, 91,4% fue retirado por los clientes, aunque para poder hacerlo debieron recargo de 20% sobre el precio de venta del oficial en concepto de anticipo impositivo.

Apenas el 8,6% restante aceptó dejar los billetes depositados al menos un año en cuentas bancarias abiertas para ese fin, pese a que la expectativa oficial era mayor al respecto. Se trata de un monto apenas superior a los US$ 500 millones que se reflejó en los depósitos en dólares del sistema (poniendo fin a la sangría que padecía de colocaciones en esa moneda) y -por la vía de los encajes- ayudó a reforzar marginalmente las reservas del BCRA.

Los analistas coinciden en que la dolarización de ahorros, con la elecciones cada vez más cerca, irá en alza. Sobretodo “porque la gente percibe que el dólar acá está barato mientras se encarece en el resto del mundo”, suele explicar el economista Miguel Kiguel.

Fuente: lanacion.com.ar

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn