La expectativa por la llegada de Al Pacino a un escenario argentino era mucha, pero tras sus dos presentaciones en el Teatro Colón surgieron fuertes críticas por parte de una máxima referente a nivel local: Norma Aleandro, quien consideró “un horror” el espectáculo del protagonista de El Padrino. Y esta voz crítica también se sumó la de Georgina Barbarossa.

En una entrevista con La Once Diez/Radio de la Ciudad, Barbarossa expresó: “Cuando lo vi entrar empecé a llorar; se me caían las lágrimas de emoción porque tiene que ver con mi ADN, con mi identidad y con el Actors Studio. Y terminé queriéndolo matar”.

Y agregó: “Me desilusionó porque quería verlo actuar y que hiciese Ricardo III y no que tuviese un show montado como una gran entrevista porque es como si estuviera sentado en el living de Susana Giménez. Lo amo como actor y quería verlo actuar, y no que solamente me leyese una poesía en inglés de Oscar Wilde”.

También consideró que las preguntas y los comentarios que se le hacían a Al Pacino no estuvieron a la altura de la situación: “Hagan preguntas más inteligentes, y no diciéndole: ‘Señor Pacino, usted nos ha cambiado la vida a todos’. Era una cosa lamentable, me dio vergüenza ajena. Me da la sensación de que somos como los indiecitos con los espejitos. (…) Para una entrevista, lo hubiese visto en lo de Susana o en lo de Mirtha. Es como que vayas a ver a Sandro, le hagan una entrevista y no te cante ni un poquitito”.

Barbarossa sostuvo que apenas entró Pacino al Colón todo el mundo lo aplaudió y recibió una ovación, pero cuando se despidió no hubo ni un intento de pedirle que vuelva. “‘¿Soy yo o me pareció un asco?’, le pregunté a otra actriz que no quiero comprometer y que me dijo: ‘No, fue un asco'”, reveló y finalizó: “Y eso que las dos lloramos al principio. Yo me fui triste”.

Lucila, en defensa de Al. Ayer, tras la repercusión de las críticas de Norma Leandro al show de Al Pacino, Lucila Polak quiso salir a dar su opinión y se comunicó con LA NACION para hacer su descargo: “Como argentina, escuchar a una actriz hacer una crítica así a un colega, nuestra mayor actriz… A un colega no se le hace eso. Puede no gustarte el show, pero Meryl Streep nunca diría una cosa así de otra artista. Tiene el derecho de que no le guste, pero no hay necesidad de decir eso. Si se quiere llamar artista, un poco de respeto. A mí como argentina me dio vergüenza ajena que una actriz culta, que hizo La historia oficial, dijera esas barbaridades. Me dio mucha pena”.

Fuente: lanacion.com.ar

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Noticias Relacionadas: