El oficialismo logró este jueves, con cambios, dictamen de mayoría en Diputados al proyecto de reforma del impuesto a las Ganancias, aunque no pudo acordar con ningún sector de la oposición, que presentó diversas iniciativas, lo que configura un final abierto el martes que viene cuando se vote en el recinto.

En medio de intensas negociaciones, el Frente Renovador, el bloque Justicialista y el progresismo lograron unificar un proyecto, mientras que el kirchnerismo tuvo su propio dictamen de minoría, que fue el que más firmas recibió después del de Cambiemos.

El dictamen de mayoría ni siquiera logró el aval de todos sus miembros, ya que la UCR lo firmó en disidencia por un cambio que el macrismo introdujo al texto y que no estaba acordado.

De este modo, el escenario queda abierto entre los tres proyectos y el resultado dependerá de las negociaciones que surjan hasta el martes: de caerse el dictamen de mayoría de Cambiemos durante la sesión extraordinaria, el cuerpo pasará a deliberar en torno la iniciativa del Frente para la Victoria.

De obtener la media sanción, la iniciativa podrá ser girada al Senado para que sea aprobada definitivamente antes de fin de año.

Allí se pondrán en consideración cinco dictámenes: el de Cambiemos, el de minoría que consensuaron el massismo, el bloque Justicialista de Diego Bossio, el Peronismo para la Victoria (Movimiento Evita), el bloque de diputados misioneros de Maurice Closs, y el socialismo, que propone llevar el mínimo a 49.000 pesos; así como los despachos del Frente para la Victoria-PJ, Partido Solidario (Carlos Heller) y el Frente de Izquierda.

Al promediar la reunión de comisión que tuvo lugar en el anexo C de la Cámara, el presidente de la comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara Baja, Luciano Laspina, ratificó que el oficialismo no moverá el piso de Ganancias más allá del 15 por ciento de aumento, y confirmó una serie de cambios al dictamen del oficialismo, como la incorporación de un impuesto al juego y deducciones por alquileres, viáticos y por cónyuge.

“Los que mantuvieron el mínimo no imponible en 15 mil ahora quieren que en 12 meses lo llevamos a 60 mil. Les pedimos disculpas pero no podemos”, enfatizó Laspina, al descartar modificaciones en ese plano.

Sin embargo, en un guiño hacia la oposición para acercar posiciones, describió los cambios en materia de financiamiento y deducciones.

“Vamos a incluir un impuesto indirecto a las apuestas y un impuesto directo a las máquinas tragamonedas de manera que se pueda compensar en parte el costo fiscal”, anunció.

El dictamen del interbloque Cambiemos también estipula una actualización de las escalas del régimen de monotributo con una suba del 50 por ciento.

Este cambio fue el que abrió una brecha entre el PRO y el radicalismo, que suscribió en disidencia el dictamen de mayoría porque la noche anterior habían acordado que el tope de facturación del régimen de monotributo iba a ser elevado al 100 por ciento y no al 50 por ciento.

En el caso de los alquileres de viviendas, se proponen deducciones de hasta un 40 por ciento del valor y con un tope de 4.000 pesos mensuales o 48.000 pesos anuales, mientras que las deducciones por viáticos, “un viejo reclamo de la CGT”, tendrán un “tope” sujeto a reglamentación de la AFIP.

En tanto, el diputado oficialista desestimó incorporar impuestos a los plazos fijos y a los dividendos, como tampoco reponer las retenciones a las mineras, tal como proponían distintos bloques de oposición, entre otros instrumentos para gravar la renta financiera.

Reproches y disconformismo entre los opositores.
El diputado del Frente Renovador Marco Lavagna se mostró disconforme con el proyecto oficialista al considerar: “Posiblemente la gente que empiece a pagar tenga que pagar muy poco con el dictamen del oficialismo, pero hoy no paga. Y eso no lo podemos dejar pasar”.

Por su parte, el diputado del bloque Justicialista Pablo Kosiner reprochó la falta de voluntad de Cambiemos para aceptar cambios en lo que refiere al mínimo no imponible, al sostener que “bajo ningún punto de vista” pueden avalar que el incremento de ese piso sea del 15 por ciento cuando “el mismo Gobierno dice que tiene como expectativa de aumento salarial” en 2017 el 21 por ciento, con una inflación del 17 por ciento.

“El objetivo tiene que ser que cada vez menos trabajadores paguen Ganancias. De ninguna manera podemos abrir las puertas para que pase lo contrario”, afirmó.

El legislador salteño mencionó que su bloque venía trabajando en un dictamen que proponía ampliar las deducciones para embarazadas, discapacitados a cargo y horas extra; en tanto que reclamaron que los jueces también sean incorporados al régimen de Ganancias, cuestión que el oficialismo evitó responder durante la reunión.

Mientras que el dictamen de minoría firmado por ese bloque junto al massismo y otras bancadas propone un mecanismo de actualización en base a las variaciones del salario mínimo, vital y móvil, la propuesta del Frente para la Victoria, explicitada por el diputado Axel Kicillof, plantea un criterio diferente.

Esa iniciativa plantea que se determine que sólo tributen Ganancias el decil (10 por ciento) de asalariados que más gana, y que la responsabilidad de definir la línea de corte sea de la AFIP a partir del análisis de las estadísticas suministradas por el Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA).

“Nosotros no coincidimos con atar la actualización de Ganancias al salario mínimo vital y móvil por el solo hecho de que eso también está sometido a discusiones de consenso político”, señaló.

Kicillof ratificó que el método propuesto por el kirchnerismo es “mucho más sencillo” ya que se apoya en la “actualización por ajuste objetivo y automático en base a una variable incontrovertible”.

“En nuestro Gobierno tampoco había (una actualización automática) pero era un gobierno que tenía en cuenta las necesidades de los trabajadores. Actualizamos ocho veces el mínimo no imponible”, puntualizó.

En uno de los pasajes más acalorados de su discurso, el ex ministro de Economía reclamó al oficialismo que “vuelva atrás con la reforma impositiva regresiva” para de esa manera contar con los recursos que le permitan
mejorar el proyecto de Ganancias.

“Hay que volver atrás la reducción de las alícuotas de bienes personales. Volver a cobrar retenciones a los sectores agroexportadores más concentrados, a la soja, a la minería”, solicitó, al tiempo que pidió que el Gobierno revierta la medida tomada meses atrás que eximía el cobro de impuestos a los giros de dividendos.

Fuente: cadena3.com

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn