El senador nacional y ex presidente Carlos Menem y el ex juez federal Juan José Galeano se negaron hoy a declarar en el juicio denominado “AMIA II”, que se les sigue por supuesto desvío de la investigación del atentado terrorista a la mutual judía, en 1994.

El gobierno nacional había informado al Tribunal Oral Federal 2 (TOF2) que Menem no tenía restricción a la hora de declarar, desmintiendo a su defensa, que en la última audiencia había advertido que al ex presidente había que levantarle el secreto de Estado si querían que hablara.

AMIA: Menem amenazó con revelar "secretos de Estado", pero al final se negó a declararMenem nunca se había presentado ante el tribunal por problemas de salud –que aún resta verificar, dijo el tribunal–, pero hoy tuvo que enfrentar uno de los pasos ineludibles para cualquier acusado al inicio del juicio: la invitación a prestar declaración como acusado.

Por medio del sistema digital Skype, desde La Rioja, Menem, de 85 años, apareció en la pantalla gigante de la sala de audiencias mirando a la cámara: estaba sentado en un sillón blanco, con un cuadro detrás de una carrera de rally y vestido con una camisa azul y un pullover a rombos en negro y grises.

Sin un “Buenos días” mediante, el presidente del TOF2, Jorge Gorini, le informó al acusado que tenía la oportunidad de hacer un descargo, si así lo deseaba, y le pidió sus datos personales. El ex presidente recordó que nació “en la ciudad de La Rioja, Capital” el día “2 de julio de 1930” y, tras pronunciar el nombre de sus padres, confirmó que actualmente es “senador nacional”.

“¿Va a declarar o se va a negar?”, consultó el juez Gorini, a lo que el ex presidente respondió: “Me niego a declarar, señor”.

Aunque el auditorio había comprendido las palabras del ex presidente, el juez no había escuchado. “No se entendió”, dijo, lo que llevó a Menem a ratificar con firmeza: “Me niego a prestar declaración”.

En consecuencia, el TOF2 dispuso que se leyera la declaración que Menem había prestado –por escrito– durante la instrucción, cuando negó las acusaciones de haber desviado la denominada pista siria en los primeros días posteriores a la voladura de la mutual judía.

En ese entonces, las sospechas apuntaban a un empresario de origen sirio, Alberto Kanoore Edul, cuya familia era oriunda del mismo pueblo que la familia Menem. Según la acusación, hubo un llamado desde la Casa Rosada para frenar los allanamientos que había ordenado Galeano sobre la casa en el barrio porteño de Constitución de Kanoore Edul, quien se había comunicado con Carlos Telleldin el 10 de julio de 1994, día en que se entregó la Trafic que supuestamente se utilizó como coche bomba.

Oída la declaración antigua de Menem, la teleconferencia terminó y el tribunal dispuso seguir con la ronda de indagatorias, por lo que llamó al banquillo al ex juez Galeano, quien tuvo en sus manos la causa durante una década y ahora enfrenta cargos como peculado, privación ilegal de la libertad, coacción, falsedad ideológica y prevaricato.

Tras dar sus datos personales e informar que actualmente trabaja como abogado, Galeano se dirigió al tribunal para decir: “Señor presidente, hace diez años que vengo dando explicaciones sobre este tema. De los 95 ó 96 cuerpos que tiene esta causa, un cuarto son declaraciones mías“, dijo.

“¿Esto es parte de su declaración?”, lo interrumpió el juez Gorini, pero Galeano aclaró que le pedía al tribunal que considerara que en todas las exposiciones anteriores había “negado los hechos”, solicitó que los analizaran en “profundidad” y prometió dar más explicaciones “oportunamente”.

“Bien, lo tomo como una negativa a declarar en este momento”, respondió Gorini, y dio paso a una lectura de varias horas con los testimonios de Galeano, en los que el ex juez insistió en justificar el pago de 400 mil dólares a Telleldin como una “compra de información” en una operación de la SIDE.

El ex titular de la SIDE, Hugo Anzorreguy, también acusado en el juicio, no estuvo presente en la sala de audiencias por supuestos problema de salud, así como otro de los hombres de la central de inteligencia acusado, Juan Carlos Anchezar, quien se encontraba en reposo por un cuadro “depresivo”.

Los otros acusados son los ex fiscales Eamon Müllen y José Barbaccia; el ex titular de la DAIA Rubén Beraja, el ex espía Patricio Pfinnen, los ex jefes policiales José “Fino” Palacios y Carlos Castañeda, la mujer de Telleldin, Ana Boragni, y el abogado Víctor Stinfale.

Este es el segundo juicio vinculado al ataque contra la sede de la AMIA, ocurrido el 18 de julio de 1994 y que causó 85 muertos y 300 heridos, ya que en 2004 el Tribunal Oral Federal 3 la Justicia absolvió a Telleldin y a los policías acusados luego de declarar nula la investigación del juez Galeano.

Fuente: infobae.com

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn