El kirchnerismo buscará hoy darle dictamen a un proyecto de ley para establecer la elección por voto directo de los parlamentarios del Mercosur que representan a la Argentina.

Aunque hay un puñado de iniciativas del oficialismo y de la oposición, las comisiones de Asuntos Constitucionales; de Justicia, y de Presupuesto y Hacienda despacharán la propuesta elaborada por el diputado Jorge Landau, quien es apoderado del PJ nacional y alfil de la Casa Rosada.

Este proyecto establece que por única vez los nuevos miembros del Parlasur se elegirán conjuntamente con el presidente de la Nación en octubre de 2015 y aclara que luego pasarán a escogerse -siempre por voto directo- cuando se establezca a nivel del bloque regional el “Día del Mercosur” y los cinco países vayan a elecciones en dicha fecha.

Landau también propone que se elija en octubre un parlamentario por cada distrito electoral -24 en total- y 19 más por distrito único. Esto último permitirá, según desconfían en la oposición, que la presidenta Cristina Fernández  pueda ser candidata en las elecciones 2015 en todo el país, es decir que podrá “traccionar” votos en todas las boletas del FpV.

Los resquemores de los opositores no se agotan en esto ya que el proyecto le da a los nuevos parlamentarios del Mercosur los mismos atributos constitucionales que tiene un diputado nacional.

“Serán aplicables a su respecto las disposiciones que regulan la condición de aquéllos (los diputados nacionales) en cuanto a inmunidades parlamentarias, regímenes remuneratorios, laborales, previsionales, y protocolares”, dice el artículo 12°. Esto significa que quienes sean electos en 2015 tendrán fueros parlamentarios e inmunidad de arresto.

El proyecto K despierta muchas dudas sobre su aplicación. Una de ellas es porque el Parlasur resolvió este año que recién en 2020 los países miembros tendrán una representación plena, lo que significa que la Argentina, que hoy tiene 26 parlamentarios, tendrá sus 43 representantes cinco años luego de la elección del año entrante.

La iniciativa le da prioridad -en este caso- a que se cubran los cupos previstos para las provincias y la Ciudad de Buenos Aires, es decir para los 24 parlamentarios elegidos por cada distrito electoral.

Por lo cual, sólo dos de los 19 electos por distrito único -como sería el caso hipotético de Cristina Fernández- podrán sentarse en una banca en 2015. Este último dato es clave si lo que pretende la Casa Rosada, tal como sostienen desde la oposición, es darle fueros parlamentarios a la Presidenta y, a la vez, tenerla como cabeza de una boleta en todas las mesas electorales del país.

Fuente: diariohoy.net

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn