La decisión beneficiará a 784 mil asalariados e implica un estímulo al consumo cercano a mil millones de pesos. En 2012 y 2013 se había resuelto lo mismo que en esta oportunidad. Frente a los empresarios, respondió a las críticas y destacó lo conseguido.

El medio aguinaldo de diciembre de los trabajadores con ingresos brutos de hasta 35 mil pesos mensuales no será alcanzado por el Impuesto a las Ganancias. La decisión que beneficiará a más de 784 mil asalariados fue anunciada ayer por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner durante el cierre de un evento organizado por la Unión Industrial Argentina. La decisión del Gobierno ofrece un paliativo frente al reclamo de las centrales sindicales para elevar el piso salarial a partir del cual se empieza a pagar ese impuesto y las demandas de bonos de fin de año. La medida representa un estímulo al consumo cercano a 1000 millones de pesos que impactará directamente sobre el segmento de trabajadores registrados de mayores ingresos durante las fiestas. “No nos llevamos lo que se recauda por el Impuesto a las Ganancias a la Casa Rosada. El 20 por ciento de lo que ingresa va a la Anses para sostener la movilidad jubilatoria y otro 46 por ciento se destina a las provincias vía coparticipación. Cuando hablan de reducir Ganancias hablan de plata que va a salarios provinciales y las jubilaciones”, advirtió CFK en el cierre de la 20ª Conferencia Industrial.

A lo largo de las últimas semanas, las centrales sindicales intensificaron sus reclamos para modificar el Impuesto a las Ganancias. La mayoría de los gremialistas pedía una nueva actualización del mínimo no imponible del tributo, pero las demandas de los distintos sectores también contemplaron desde la eliminación del gravamen hasta una reforma integral que contemple las escalas y alícuotas. Desde el Gobierno enfatizaron la progresividad del impuesto –lo paga el 13 por ciento de los trabajadores registrados que está en lo más alto de la escala salarial– y el rol solidario del tributo en el financiamiento de planes sociales y obra pública al rechazar el pedido sindical. En medio de esa disputa, como había sucedido a fines de 2012 y mediados de 2013, CFK resolvió eximir del pago del impuesto al medio aguinaldo.

“Los trabajadores con ingresos brutos que no superen los 35.000 pesos mensuales no pagarán Impuesto a las Ganancias sobre el medio aguinaldo de diciembre. Esto es para fomentar el consumo y mantener la progresividad de este tributo”, afirmó la presidenta en Pilar frente a representantes de las principales empresas del país, donde recurrió al uso de filminas con “datos duros”. Durante una extensa intervención donde destacó el rol del Estado para regular las distintas actividades y promover la demanda agregada, la mandataria mantuvo teleconferencias para poner en marcha una central térmica en Santa Fe, presentar la principal planta productora de bioetanol del país e inaugurar una empresa productora de carbonato de litio en Jujuy. “Muchos de los que hoy hablan de Ganancias eran los mismos que en los años ’90 reclamaban políticas de ajuste sobre el salario”, pronunció CFK acompañada por el titular de la UIA, Héctor Méndez, la mayoría de los ministros, gobernadores y Antonio Caló, dirigente metalúrgico y titular de una de las CGT.

El beneficio alcanzará al 76,2 por ciento de las personas que hoy pagan el impuesto. Los cambios serán implementados a través de un decreto. No se creará una nueva exención del Impuesto a las Ganancias –para eso sería necesaria una ley–, sino que se incrementa de forma “extraordinaria y por única vez” la deducción especial del gravamen. Ese aumento será equivalente al monto de Ganancias que le corresponde pagar por la segunda cuota del sueldo anual complementario (SAC). Así, la medida neutralizará el impacto del impuesto sobre el aguinaldo de diciembre y le permitirá al trabajador percibir la “totalidad” de ese ingreso.

Fuente: pagina12.com.ar

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn