La elección tendrá un fuerte impacto nacional. Macri ató su suerte a la de Larreta y Lousteau y Recalde se disputan el ingreso al balotaje. Debuta la boleta electrónica.

Mauricio Macri obtuvo el 45,6 por ciento de los votos en 2007. Cuatro años después los porteños ratificaron el rumbo de su administración y el jefe de Gobierno creció algo más de un punto, pero tampoco pudo evitar el tránsito hacia su triunfo definitivo en el balotaje. Horacio Rodríguez Larreta –su jefe de Gabinete en estos ocho años, su elegido, el dirigente que en las primarias se burló de quienes lo acusaban de no ser un buen candidato, incluso en su mismo espacio– buscará un porcentaje similar para ratificar que el poderío electoral del macrismo sigue intacto pero, sobre todo, para quedar a un paso del número mágico –50 por ciento– que necesita para convertirse en el sucesor. El balotaje está previsto para el domingo 19.

Los porteños ya votan para elegir al sucesor de MacriEl paso por las urnas, que marcará el debut de la Boleta Única Elecrónica, será clave para Macri, que trata de imponer la idea de que la contienda nacional está polarizada entre él y el Frente para la Victoria, pero también para Daniel Scioli, Ernesto Sanz y Elisa Carrió –las excepciones entre los presidenciales son Sergio Massa y Margarita Stolbizer, cuyos postulantes no atravesaron el piso de votos que exige la ley en las primarias– y para la propia Cristina Kirchner, que en los últimos días jugó fuerte en favor de Mariano Recalde.

Están habilitados para votar 2.555.853 personas (incluidos 14.211 extranjeros). Lo hacen desde las 8 y las 18 en 811 escuelas de la Ciudad, en las que están dispuestas 7377 mesas.

Se elegirán jefe y vicejefe de Gobierno, 30 legisladores y siete miembros para cada una de las 15 juntas comunales. También se realizará una consulta popular en la Comuna 9 para decidir si pasa a llamarse Lisandro de la Torre. El cambio de boleta de papel por boleta electrónica, pensado como un avance en favor de la transparencia, aún genera dudas. Desde el macrismo ya avisaron que el resultado final no se conocerá antes de la medianoche.

“Si llegamos al 45 % será un gran número y si llegamos al 45 y le sacamos 20 al segundo será un numerazo”, se le oyó decir a Macri el jueves, luego de un acto de campaña en el Conurbano. En las primarias, detrás de Larreta se ubicó Martín Lousteau, de la alianza ECO, a la que apuestan Sanz y Carrió. Lousteau hilvanó un discurso que fue virando del elogio con reparos a la gestión macrista a la crítica fuerte, según los temas. Aún sin resolver a quién apoyará el 25 de octubre, cuando se elija al nuevo presidente, Lousteau –que viene de imponerse en la interna a Graciela Ocaña– cree que si hoy termina segundo se le abrirá una gran chance en el balotaje porque, supone, acumulará el voto K.

Los macristas consideran que si su candidato saca cerca de 20 puntos de distancia no tendría sentido una segunda vuelta, pero Lousteau ya avisó que no piensa bajarse. En el oficialismo porteño hacen fuerza para que el competidor de Larreta sea Recalde. Sería, dicen, un aperitivo del menú fuerte de octubre, cuando piensan discutir “dos modelos de país” con el oficialismo.

Recalde salió en las últimas semanas a caminar junto a Scioli con el propósito de contagiarse de esa suerte de euforia que por estas horas vive el sciolismo. Pero se guardó para el jueves la última carta: estuvo en la Villa 20 con Cristina, en un agónico intento por convencer de que debe ser él y no Lousteau –a quien buscó siempre vincular con el PRO– el rival para el balotaje. En eso coinciden el PRO y el FPV.

Luis Zamora y Myriam Bregman, ambos identificados con el trotskismo, completan la oferta. Si se los oye hablar no parecen tan distintos, aunque ellos dicen que tienen diferencias. Como todos.

Fuente: clarin.com

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn