A la Presidenta se le diagnosticó que padece una “colección subdural crónica”; durante su mandato sufrió varios episodios de hipotensión y fue operada de tiroides.

La salud presidencial siempre es una cuestión de Estado. El estudio médico que se le realizó ayer a Cristina Kirchner en la Fundación Favaloro y el reposo de 30 días que se le diagnosticó no es la primera intervención médica que tiene la mandataria.

La de mayor importancia ocurrió el 4 de enero del año pasado, cuando a la jefa de Estado se le extirpó con éxito la glándula tiroidea para quitarle un carcinoma papilar que se le detectó a fines de 2012. Volvió a la actividad pública 21 días después. Estudios posteriores a la intervención indicaron que tenía nódulos benignos.

Cristina sufre hipertensión crónica y en varias oportunidades sufrió shocks de lipotimia y bajas de presión. El 9 de abril pasado, presentó un “cuadro de disfonía” y suspendió sus actos públicos durante algunos días.

En diciembre de 2012, la Unidad Médica Presidencial le recomendó suspender un viaje oficial a Vietnam y recortar una gira al exterior que tenía programada sólo a Emiratos Árabes e Indonesia.

Hace un año, el 31 de octubre de 2012, la mandataria presentó un cuadro de hipotensión que la obligó a suspender sus actividades oficiales y hacer reposo por 24 horas. En su entorno lo vincularon con el estrés y con la “carga emocional”. Dos meses antes había padecido un bajón de presión que la tuvo dos días sin actividad oficial.

Fuente: lanacion.com.ar

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn