“Relatos salvajes”, de Damián Szifron, ganó el Goya al mejor filme iberoamericano

L“Relatos salvajes”, de Damián Szifron, ganó el Goya al mejor filme iberoamericanoa cinta de Szifron se impuso a la uruguaya “Kaplan” de Alvaro Brechner, a la cubana “Conducta”, de Ernesto Daranas, y a la venezolana “La distancia más larga”, ópera prima de Claudia Pinto.

“Relatos Salvajes”, del director argentino Damián Szifron, delirante compilación de reacciones desesperadas ante la opresión y la injusticia, ganó el Goya a la mejor película iberoamericana en la 29ª edición de los premios anuales del cine español, entregados ayer en Madrid, cuyo máximo galardón fue para “La isla mínima”, de Alberto Rodríguez.

La cinta de Szifron se impuso a la uruguaya “Kaplan” de Alvaro Brechner, a la cubana “Conducta”, de Ernesto Daranas, y a la venezolana “La distancia más larga”, ópera prima de Claudia Pinto.

“Muchísimas gracias”, dijo Szifrón al recoger el galardón en el escenario de Centro de Congresos Príncipe Felipe de Madrid, por las nueve nominaciones a los Goya recibidas por la película, de las que “estamos muy orgullosos”.

El director recogió el premio acompañado por Pedro Almodóvar, coproductor español de la cinta.

“Me han permitido y casi obligado a trabajar en el mejor nivel”, añadió Szifrón, respecto a los hermanos Almodóvar.

Obra coral que bajo el eslógan “Este año se acabó poner la otra mejilla” reúne con grandes dosis de humor diferentes historias de rebelión personal contra la desigualdad, la injusticia y la opresión, también compitió por los premios de mejor director, mejor actor para Ricardo Darín y mejor película.

Exaltando, en ocasiones de forma muy violenta, el placer de perder el control, la película de Szifrón, escrita por él mismo y producida entre otros por los hermanos Pedro y Agustín Almodóvar, muestra como cruzan la fina línea entre civilización y barbarie personas normales, con las que cualquier espectador se podría identificar.

Una joven casada que descubre de repente la infidelidad de su flamante esposo, un automovilista enfrentado a la brutalidad de algunos tras el volante; un escritor oprimido durante años por profesores, amigos, críticos y familiares; un ingeniero sometido a la burocracia bonaerense… todos acaban perdiendo los estribos. Y estallando de los modos más insospechados.

La ganadora. “La isla mínima”, del director Alberto Rodríguez, se convirtió ayer en la gran triunfadora de los Goya, los premios más importantes del cine español, al lograr diez galardones, entre ellos el de mejor película, mejor director y mejor guión original.

La cinta se impuso en la primera categoría a “El Niño”, de Daniel Monzón; “Magical Girl”, de Carlos Vermut; “Relatos Salvajes”, del argentino Damián Szifrón, y “Loreak”, de José María Goenaga y Jon Garaño.

Uno de los protagonistas de este thriller ambientado en la España de los años 80, el actor Javier Gutiérrez, se alzó con el premio a la mejor interpretación masculina.

Ambientada en 1980, en plena transición a la democracia, la película sigue la investigación que realizan Juan y Pedro, dos policías de homicidios madrileños, ideológicamente opuestos, expedientados por sus superiores y enviados como castigo a un remoto pueblo andaluz donde dos hermanas adolescentes han sido brutalmente asesinadas.

El Goya a la mejor actriz protagonista se lo llevó Bárbara Lennie por su trabajo en la enigmática “Magical Girl”, del director Carlos Vermut.

Como actores de reparto triunfaron Karra Elejalde y Carmen Machi, ambos parte del elenco de “Ocho apellidos vascos”, la comedia que revolucionó la taquilla española en 2014.

El protagonista de la noche fue el humorista Dani Rovira, quien no solo presentó la gala, sino que recogió el Goya al mejor actor revelación por su papel en esta cinta.

Nerea Barros triunfó en la categoría de mejor actriz revelación por su trabajo en “La isla mínima”.

El homenajeado de la noche fue el actor Antonio Banderas, quien a sus 54 años recibió el primer Goya de su carrera, el Goya de Honor, de manos a Pedro Almodóvar.

“Todo lo que tengo se lo debo a mi profesión. Le debo no tanto lo que tengo, sino lo que soy”, dijo.

El actor dijo que está satisfecho por lo que ha hecho pero lo mejor está por llegar. Recordó sus años con Almodóvar, cuando protagonizó cintas inolvidables como “¡Átame!’’ y “La ley del deseo’’, el salto a Hollywood y sus aventuras como productor y director.

Fuetne: arroyodiario.com.ar

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn