Las pacientes, que también formaron parte del equipo que atendió a los dos misioneros, han ingresado como medida de precaución al presentar décimas de fiebre. Una cincuentena de personas están bajo vigilancia por haber estado en contacto con la auxiliar con ébola o con los misioneros.

La alerta por el ébola mantiene en vilo a las autoridades políticas y sanitarias y a la población en general, que sigue con máxima atención este tema. Ya son seis las personas que se encuentran aisladas en el Hospital Carlos III de Madrid después de que anoche ingresara otra auxiliar de enfermería y esta misma mañana una enfermera.

Ambas sanitarias formaron parte, al igual que Teresa Romero, el primer caso confirmado en España, del equipo que atendió a los dos misioneros españoles repatriados de África por haber contraído este virus que finalmente les ocasionó la muerte.

La última en ingresar es una enfermera del Hospital de La Paz que estaba trabajando esta mañana en el centro sanitario y ha sido aislada como medida de precaución al presentar unas décimas de fiebre, han informado fuentes hospitalarias. Los mismos síntomas presenta la auxiliar que ingresó anoche y a la que le están haciendo las pruebas para saber si está contagiada o no. El primer resultado se sabrá a lo largo de esta mañana. Fuentes sanitarias aseguran que las probabilidades de que dé positivo son bajas, puesto que la paciente no cumple el requisito de tener más de 38,6 grados de temperatura, pero a la que han aislado ante el pánico general que existe.

Esta enfermera es la sexta persona que ha sido sometida a aislamiento desde que el pasado lunes se conociera el primer caso por contagio del virus dentro de España, el de la técnico de Enfermería Teresa Romero, que está siendo tratada con plasma de una religiosa que superó la enfermedad.

El marido de la sanitaria contagiada por ébola también se encuentra en observación en este hospital, aunque está asintomático, mientras que un ingeniero español procedente de Nigeria y una enfermera que tuvo exposición al virus durante el tratamiento a los misioneros han dado negativo a los análisis de ébola. Esta última ingresó por tener fuertes diarreas pero al dar negativo se espera que le den el alta a lo largo de la mañana o primera hora de la tarde.

El tratamiento de Teresa
El futuro de Teresa R. R. está en manos del plasma extraído de la monja ecuatoguineana Paciencia Melgar, compañera de fatigas del fallecido Miguel Pajares en el hospital San José de Monrovia (Liberia). La respuesta de Teresa al tratamiento dependerá de la cantidad de virus que tiene en el cuerpo y del estado de su sistema inmune. El plazo máximo para saber los resultados es de 21 días, el mismo tiempo que se aplicó, por ejemplo, a Juliana Bonohá, la compañera de Pajares que fue repatriada en agosto y que sólo tenía malaria.

Paciencia Melgar fue la única del equipo de médicos y enfermeras que contrajeron el ébola en el centro de la Orden de San Juan de Dios que superó la enfermedad. Pertenece a ese escaso 50% que se salva de la muerte. Ahora, los médicos han extraído plasma de su cuerpo para que actúe como un antibiótico natural y se lo han inyectado a la técnica sanitaria, según confirmó ayer la secretaria de la sección sindical de Comisiones Obreras en el hospital La Paz, Esther Quiñones.

Esta profesional estuvo con Manuel García Viejo dos veces en tres días: en la primera ocasión, para cambiar un pañal al misionero; en la segunda, para atender al cadáver del religioso. “Se está investigando el mecanismo de infección”, apuntó, antes de confirmar que entró con el “equipo correcto” y que se mantuvieron los protocolos de seguridad. Tampoco dio luz sobre las personas con las que estuvo en contacto y aseguró que se está trabajando de forma intensa en identificar a todas las personas con las que estuvo.

Su marido, Javier L. R., señaló que “sé que mi mujer está en las mejores manos. Sé que también a nivel nacional como internacional se esté haciendo todo lo posible por ella. Pero no estoy tan seguro que se esté haciendo lo mismo con mi perro”, dijo ayer en el programa ‘Más vale tarde’ de LaSexta.

En vigilancia
Por otra parte, el director gerente del complejo hospitalario de La Paz, Rafael Pérez Santamaría, delimitó en 22 las personas que están siendo sometidas a un seguimiento por haber tenido contacto con la auxiliar sanitaria. A este número, hay que añadir los 30 profesionales que ya estaban en alerta tras haber participado en el equipo que atendió al misionero leonés finado el 25 de septiembre.

El director gerente del complejo hospitalario de La Paz defendió la actuación de los profesionales sanitarios y descartó que hubiera sido necesario ingresarla días antes. “No tenía síntomas entonces. Es más, incluso si se le hiciera la prueba podía haber salido negativa”, comentó Pérez Santamaría, quien resaltó que la paciente no se marchó de la Comunidad de Madrid después de cogerse sus vacaciones tras el fallecimiento del padre leonés.

Fuente: sevilla.abc.es

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn