El mal que tiene como enemigo a la harina afecta al 1 por ciento de la población de la provincia.

Un celíaco es una persona que es intolerante a determinadas proteínas presentes en productos derivados del trigo, la avena, la cebada y el centeno (TACC). Quienes padecen esta enfermedad sufren atrofiamiento de las vellosidades del intestino delgado, lo que provoca que no puedan absorer nutrientes como la haría en condiciones normales. Lo curioso es que puede manifestarse con síntomas o en forma silenciosa.

La oferta para celíacos es amplia en BarilocheEl Grupo Promotor de la Ley Celíaca estima que en Argentina actualmente existen 500 mil celíacos. Según relevamientos del Ministerio de Salud de la Nación 1 de cada 100 habitantes se ve afectado por esta condición.

Andrea Lecussán es madre de dos hijos. El más pequeño, de 9 años, manifestó síntomas siendo apenas un lactante y fue diagnosticado en sus primeros años de vida. “Descubrimos un mundo”, explica sobre su primera percepción, aunque sugiró “no asustarse” ya que la dieta se sustenta a base de carnes, frutas y verduras.

Sin embargo ella cree firmemente que los consumidores somos engañados. “Un queso no tiene que tener gluten. Se supone que solo deberia tener leche. Pero para aumentar el peso o para que se sequen, algunos productores le agregan harinas”, ejemplifica acerca de la primera barrera que debió superar.

Desde finales del 2008, Andrea, junto a Marcela Coretti, coordina el grupo de Asistencia al Celíaco de la Argentina (Acela) para llevar adelante tareas de concientización. Si bien al comienzo no se contaba con mucha información, hacia el 2009 se sancionó la Ley Celíaca Nacional (26588) que, entre otras ventajas, obligó a las Obras Sociales a cubrir los tratamientos.

El gobierno de Río Negro estima que existen poco más de 550 celíacos en toda la provincia, quienes reciben 250 pesos mensuales para solventar los gastos extras por la compra de alimentos sin TACC.

Sin embargo, dichas estadísticas no reflejarían -del todo- la realidad ya que muchos diagnosticados prefieren no dar a conocer su condición ante el Estado o las organizaciones involucradas.

Andrea cuenta que, en comparación con otros puntos turísticos, la ciudad conserva una importante oferta para los celíacos tanto en productos como en restaurantes. Para ello hace un año Acela trabajó en informar sobre los recaudos que debían tener los emprendimientos comerciales. “No tenemos que lograr que hayan muchos, sino que quienes lo ofrezcan sean conscientes”.

Una situación curiosa se da con un alimento que es simbólico para Bariloche. Las chocolaterias no ofrecen la opción para celíacos, por lo que se trata de una deuda pendiente que la asociación tratará de abordar y solucionar en un corto plazo.

Mientras tanto continúan reuniéndose el tercer jueves de cada mes, a las 19,30, en el Hospital Zonal Ramón Carrillo.

Fuente: rionegro.com.ar

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn