En julio de 2014, Silvina Luna terminó internada en el Hospital Italiano con un cuadro delicado de salud: según declaró la propia actriz y modelo, sus riñones fueron afectados por una intervención estética –en sus glúteos-, realizada por el cirujano, Aníbal Lotocki.

Poniendo sobre el tapete la supuesta mala praxis del profesional, quien le habría colocado en su cuerpo sustancias no autorizadas, la polémica desatada vuelve a ser noticia ya que la bella rosarina le inició una querella penal a Lotocki.

Ciudad.com se comunicó con Cristian Cúneo Libarona, abogado de Luna, para saber en qué consta el accionar legal, cuál es el objetivo de Luna y cuáles serían las consecuencias para el cirujano si se comprueba el delito.

El abogado de Silvina Luna y la embestida legal hacia Lotocki

-¿Cuál es la medida legal que Silvina Luna le inició a Aníbal Lotocki?

-Es una querella penal, que se inició hace un mes, en orden al delito de lesiones graves, por las lesiones que ella habría sufrido como consecuencia de diferentes intervenciones quirúrgicas que le hizo el doctor Lotocki.

-¿Cuál es el objetivo de este accionar legal?

-El objetivo de ella es que el juez determine si esto es delito y, en tal caso, que se lo condene a Lotocki. A su vez, que tenga una pena de inhabilitación. Es un proceso penal y los procedimientos penales no tienen fines patrimoniales. La de Silvina es una lesión muy importante, que la va a acompañar por mucho tiempo. Se decidió a hacer una causa penal que tuvo un impulso fiscal. La doctora Gils Carbó promovió la instrucción de sumario y pidió un montón de medidas, apoyando lo que nosotros habíamos sugerido, entre ellas, el allanamiento.

-¿Qué se encontró en el allanamiento?

-En la clínica se encontraron y se secuestraron varias computadoras, agendas, documentación e historias clínicas. Ahora va a seguir el curso del proceso penal, que está a cargo del Juzgado de Instrucción 11.

-¿Cómo tomó esta medida legal Lotocki? ¿Silvina ya tuvo su cara a cara con él?

-No, desde que iniciamos esta causa, no hubo cara a cara. Las causas penales se inician en secreto. Los jueces investigan y ordenan las medidas que consideran necesarias. Previo a eso, hacen un análisis del caso, para ver si el tema es delito, si tiene validez…

-¿Silvina presentó alguna prueba para demostrar que Lotocki resintió su salud con la intervención quirúrgica?

-Sí. Ella se hizo unos análisis, exámenes médicos, y todo esto tiene una transcendencia que amerita la iniciación. Ella aportó todas pruebas que tenía a su disposición.

-A la vista de dicho material, ¿cree que Lotocki está comprometido?

-En principio, sí, porque hicimos un análisis del caso y vimos que tenía solidez. Sabemos el peligro y el riesgo que esto le implica a un profesional. Tener una causa por lesiones graves, por una mala praxis, le puede traer una inhabilitación. Nosotros estudiamos el caso y entendimos que se debía promover la investigación penal, ver si se le inyectó metacrilato o no, las cantidades y los lugares en los que se le aplicó, porque eso es vital. Vos no podés colocar productos que no están permitidos en determinadas zonas y, también, hay que tener en cuenta las cantidades.

-¿Está dentro de las intenciones de Silvina que se le suspenda la matrícula a Aníbal?

-Ella promueve una acción penal, pero la Justicia es la que determinará la penalidad que le corresponde. Este tipo de delito prevé prisión y, como es en el ejercicio de sus funciones, se le aplica una pena de inhabilitación. El objetivo de ella es evitar que este señor siga realizando este tipo de práctica que produce estos resultados tan dañinos y que hayas otras chicas que tengan esas consecuencias.

Fuente: Ciudad.com.ar

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn