Los problemas judicial de Lázaro Báez continúan. La petrolera EPSUR SA, propiedad del empresario que hoy está detenido en Ezeiza, fue denunciada por presunto lavado de dinero por la diputada nacional Elisa Carrió, quien hace 10 días, en absoluta reserva, llegó hasta el despacho del juez Sebastián Casanello, a cargo de la causa de la ruta del dinero K, y presentó un escrito para el fiscal Guillermo Marijuan detallando operaciones sospechosas de la firma.

La diputada oficialista reveló la existencia de un Reporte de Operaciones Sospechosas (ROS) de la Unidad de Información Financiera (UIF), cuyo número sería el 62403127, que demostraría una presunta operación de lavado de activos entre EPSUR SA, y la Cooperativa de Vivienda, Crédito y Consumo Crédito Solidario, por una suma cercana a los 50 millones de pesos.

Carrió denunció a una petrolera de Lázaro Báez por presunto lavado de $50 millones“Dicho vínculo cobra especial relevancia, atento la declaración del Sr. Leonardo Fariña que se hiciera sospechosamente pública recientemente, en virtud que allí se describe la existencia de utilización de cooperativas para realizar la operatoria de lavado de dinero”, señala el escrito de Carrió.

Fariña, al acogerse al régimen del arrepentido, desnudó el rol de las cooperativas en la operatoria del lavado de dinero. El ex valijero señaló:

Se compraron cuatro cooperativas, ese negocio también lo trajo Maximiliano Goff Dávila. Cada cooperativa tenía uno de los cuatro códigos de descuento. El lugar físico era el mismo edificio donde estaba Marlin Group,pero dos pisos arriba, el que está sobre Paraguay y Florida. Al tener las cuatro cooperativas, uno de los cuatro códigos era el código sueldo. La idea era que todos los empleados del grupo Austral, mediante recibo de sueldo, sean parte de esa cooperativa, por lo cual la cooperativa le presta contra el recibo de sueldo, porque el que le está prestando es el mismo empleador en la figura de cooperativa. Austral le pasaba a dar servicio a los nuevos empleados. Como empleador, le prestás mediante recibo de sueldo. Segundo, tenían código de descuento para préstamo de vivienda, Austral tenía una empresa que se dedicaba a construir viviendas. En tercer lugar, Austral podía tomar créditos de la cooperativa, crédito para proveeduría y consumo.”

“Lilita” denunció que EPSUR, empresa integrada por Austral Construcciones y Fernando Butti y que tuvo a Martín Báez, hijo del empresario, como director, recibió préstamos por $48.934.862 millones de pesos que luego “simuló” devolver a la Cooperativa, cuando era realidad nunca lo habría hecho.

Esta maniobra, de acuerdo al equipo de investigadores de la CC-ARI, habría tenido lugar entre abril y fines de noviembre de 2012. En su denuncia, Carrió marca que en ese periodo hubo una ampliación de capital de la empresa que pasó de tener 500 mil pesos a $90.5 millones.

EPSUR es la firma petrolera en la que fue directivo Horacio Quiroga, eldenunciante de Lázaro Báez que hoy apareció muerto en su departamento de Callao, casi esquina Santa Fe, en la ciudad de Buenos Aires. Sin embargo, esta denuncia nada tuvo que ver con sus revelaciones.

Carrió sugirió varias medidas de prueba, entre ellas allanar la Unidad de Información Financiera para buscar el Reporte de Operación Sospechosa del que habla su denuncia; así como cualquier información existente vinculado a la Cooperativa de Vivienda, Crédito y Consumo Crédito Solidario. También pide a la Inspección General de Justicia todas las actas de las asambleas de EPSUR SA y al INAES (Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social) toda la documentación sobre la cooperativa.

Además, pide que se determine la participación de Martín Báez en el presunto lavado de dinero, así como de Fernando Butti, otro de los nombres mencionados por Fariña ante Casanello.

El arrepentido había declarado: “Todo esto es lo que a mí me consta que existe que pasó, y fueron los primeros movimientos de dinero al exterior de Lázaro Báez. Porque los famosos primeros diez millones de euros en la cuenta de Liechtenstein en el Hypobank fueron producto de la intermediación de una trader con Fernando Butti para la compra de máquinas a China para el uso en Argentina para desarrollar su actividad comercial. En el medio, según él dice, le traban la plata porque Butti le quiere robar. Tengo entendido que al año 2009 estaba declarado y él fue sobreseído. El dinero lo repatriaron y lo incorporaron al balance”.

Fuente: clarin.com

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn