Israel se niega a negociar alto el fuego si Hamas sigue lanzando cohetes

Aviones israelíes llevaron a cabo 49 bombardeos que cobraron la vida de al menos ocho personas en la Franja de Gaza, mientras combatientes palestinos respondieron al fuego con 23 cohetes lanzados a territorio enemigo.

Al término de esta nueva jornada de enfrentamientos, las conversaciones entre Israel y Hamas promovidas por Egipto para establecer una nueva frontera fueron puestas en duda luego que altos funcionarios informaron que el equipo israelí no se reintegrará al diálogo en El Cairo a menos que se detengan los ataques con cohetes desde Gaza.

El camino hacia un cese de las hostilidades se ve obstruido por las grandes diferencias entre las partes en torno al bloqueo que Israel impuso a Gaza a partir de 2006 y que, aunque suavizó en 2010, supone un pesado lastre para el desarrollo económico y social de la Franja, en particular tras la devastación causada por los bombardeos del último mes.

Las milicias palestinas, encabezadas por el movimiento islámico Hamas, exigen su total levantamiento, mientras Israel se opone a ello porque teme el ingreso masivo de sofisticadas armas que después podrían ser utilizadas contra sus civiles y militares.

Poco antes, Francia, Gran Bretaña y Alemania habían llamado a Israel y a los palestinos a un alto el fuego inmediato a través de un comunicado firmado por los respectivos ministros de Relaciones Exteriores.

En el segundo día consecutivo de enfrentamientos desde que el viernes a las 08:00 hora local terminó el alto el fuego humanitario de 72 horas acordado, los ataques mutuos son de menor intensidad a los registrados en la primera parte de la operación israelí, pero siguen generando temor entre la población civil a ambos lados de la frontera.

Dos jóvenes palestinos murieron mientras fueron alcanzados por un misil cuando circulaban en motocicleta por el campo de refugiados de Al Mughazi. Fuentes militares israelíes sostienen, por el contrario, que se trataba de dos milicianos que huían tras lanzar un cohete.

Otros tres en la mezquita de Al Qasam, en Nuseirat, de la que sólo quedó un minarete en pie, y otros dos en la ciudad de Rafah. Las bombas israelíes destruyeron tres mezquitas del diminuto enclave palestino Zeitún, Jabaliya y Nuseirat.

Israel sospechaba que al menos dos de ellas estaban vinculadas con el movimiento islamista Hamas.

En tanto, miles de palestinos huyen de las zonas más vulnerables en el norte y este de la Franja, en tanto que la población israelí de localidades y comunidades rurales alrededor de Gaza se niega a regresar a sus hogares.

Algunos residentes dijeron que varias mezquitas fueron blanco de los ataques en las localidades de Rafah y Jan Yunes, ambas en el extremo sur de la Franja, así como casas y descampados.

Una portavoz militar israelí informó a Efe que durante la jornada las fuerzas israelíes han atacado por tierra, mar y aire casi medio centenar de “objetivos terroristas”, entre ellos “centros de comando y control y almacenes de armas”.

Un arduo camino hacia el cese de hostilidades
El recrudecimiento de los enfrentamientos, que se produce mientras Egipto trata de arrancar a las partes un alto el fuego permanente, hace temer que el número de víctimas vuelva a crecer vertiginosamente.

Desde el comienzo de la operación israelí el pasado 8 de julio, los muertos palestinos en Gaza ascienden a 1,906 y los heridos a casi 10,000, informó el Ministerio de Sanidad.

El recuento de víctimas en Israel desde la misma fecha se eleva a 67 muertos, 64 de ellos soldados, y medio millar de heridos, sin contar los de carácter leve.

Fuente: noticias.univision.com

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn