“Es feo tomar su propia medicina, igual el bobina de @martinredrado no merece a ninguna, es un perverso narcisista”, retwitteó Amalia Granata el sábado por la madrugada, tras la aparición de Luciana Salazar en el Bailando, blanqueando su reconciliación con el economista que las enfrentó.

“Qué relación enfermiza, él es un perverso y ella no lo puede soltar. Menos mal que saliste de ese triángulo. ¡Más de lo mismo!”, fue otros de los mensajes replicados por Granata. Estos son sólo algunos de sus movimientos virtuales que fueron eliminados posteriormente.

Sin embargo, el descargo en la red social del pajarito arrancó con un texto que decía: “¡Qué lindo es a mis 34 años tener una hija hermosa, una familia que amo y amigos incondicionales! ¡Una vida real y sana!”.

El motivo de la furia de Amalia Granata con Martín Redrado y Luciana Salazar

Por supuesto, todo este enojo fue provocado por las declaraciones de Lulipop, que eligió la pista de Tinelli para confirmar que había vuelto con Redrado, con quien salio durante tres años, luego se separó, y entonces comenzó la historia con Granata.

Amalia venía de la separación de Juan Pablo (su pareja anterior, por varios años), y encaró esta nueva historia con admiración hacia el especialista en números. Pero las cuestiones del amor no son matemáticas, y en esta materia Redrado es aplazado una y otra vez.

De la misma manera, cuando comenzó la relación con Luciana, su ex mujer Ivana Pagés explotó y fue hasta el gimnasio donde se entrenaba Salazar para agarrarla de los pelos. Evidentemente, los finales de Martin son muy confusos para sus mujeres.

Los dardos siguieron en varios mensajes publicados por la estudiante de periodismo: “Muy buena película Psicópata Americano” (adjuntando el afiche de la película), “los psicópatas crean códigos propios de comportamiento, sienten culpa al infirngir sus propios reglamentos y no los códigos sociales comunes”, “¡si a alguien le falta cariño, yo les presto porque me esta sobrando! Me voy a dormir con mi verdadero amor” (acompañado por una foto de su hija Uma), “Pedro negó a Cristo 3 veces. Y cristo lo perdonó. ¡Yo NO! Porque me amo. NO necesito mi cara para ser feliz”.

Aunque nunca hubo muchas imágenes que confirmaran el romance (salvo las que los delataron, publicadas por BDV en Chile), muchas personas pueden dar testimonio de este dúo que compartía los fines de semana en Tortuguitas, o tenían encuentros en Puerto Madero. Y si bien Granata se encargó siempre de cuidar a Redrado públicamente, el caballero parece no haber respondido de la misma manera en la privacidad.

Granata y Redrado comenzaron su relación el mismo día que ella lo entrevistó para la facultad. Ese día, el economista le tiró los perros y desde ahí estuvieron juntos hasta junio, con algunas discusiones en el medio, como cuando Salazar reveló que Martín le mandó un mensaje con una canción para el Día de los Enamorados. Granata se sintió psicopateada, usada y negada públicamente. Él le pedía bajo perfil para “que no se brotara Luciana”. Mientras tanto, dormían juntos todos los días en Belgrano o en Tortugas. Incluso, Granata compartía mucho tiempo con sus dos hijos, con los que Salazar jamás se llevó bien. Después de la ruptura de junio, volvieron a tener encuentros esporádicos y calientes. El 9 de julio, él le suspendió una cena, y luego se enteró por Twitter que había ido a tener una velada romántica con Salazar en el Hotel Alvear. Eso dinamitó todo este viernes 7, cuando Luli lo contó en Bailando, Granata lo bloqueó de su teléfono y le mandó un mail de despedida con los motivos.

Pero esto recién empieza.

Fuente: Ciudad.com.ar

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn