Al cierre de esta edición, los dos candidatos de la interna del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) se adjudicaban el triunfo, por el que al haber superado el 1.5% de los votos válidos, podrán competir en las elecciones presidenciales del próximo 25 de octubre. La fórmula que anoche aparecía como ganadora era la de Jorge Altamira y Juan Carlos Giordano por sobre la del joven Nicolás del Caño y Myriam Bregman.

El histórico dirigente del Partido Obrero y ahora candidato a presidente por la lista Unidad del FIT enfatizó. “El Frente de Izquierda hizo una gran elección”. En rueda de prensa, desde su bunker en el centro porteño, Altamira señaló, que “con los guarismos obtenidos pelearemos en octubre el ingreso de diputados por varios distritos, como Ciudad y la Provincia de Buenos Aires, Córdoba y Mendoza”.

Jorge Altamira y Del Caño se adjudicaban la victoria en el FITCon más del 75% de los votos escrutados, el FIT obtenía más del 3% de los votos en todo el país.

En un principio, la tendencia parecía darle la victoria a la fórmula Del Caño, de la lista Renovar y Fortalecer. Pero con las horas Altamira fue ascendiendo. “Dados los escasos datos que tenemos hasta ahora la conclusión es: fuerte crecimiento en las PASO del FIT y una tendencia a la victoria dentro de la interna de parte de la Lista 2, que encabezo con Juan Carlos Giordano”, dijo el histórico dirigente, que también incluyó en su lista a Néstor Pitrola como candidato a gobernador bonaerense y a Rubén “Pollo” Sobrero como vicegobernador; el precandidato a representante ante el Parlasur, Marcelo Ramal; y el primer precandidato a diputado nacional por la Ciudad de Buenos Aires, Gabriel Solano.

A pocas cuadras de allí, en el Hotel Bauen, su adversario en la interna, Del Caño también se adjudicaba el triunfo, a partir de los primeros datos difundidos por la televisión. “La primera tendencia oficial y los datos nuestros cargados nos da una elección muy pareja, levemente arriba la lista que encabezamos con Myriam Bregman”, afirmó el dirigente del PTS. Aunque reconoció que la elección estaba abierta la definición.

Lejos de la pelea por la presidencia, ambas fórmulas buscaban consagrarse como la alternativa a los partidos tradicionales en octubre. Con el lento escrutinio, la única certeza en el FIT eran que habían conseguido pasar el piso fijado por las PASO, que tendrían un candidato en las elecciones de octubre y que el porcentaje obtenido los posicionaba rumbo a las generales con una tendencia para sumar más diputados al Congreso.

Desde temprano los asesores de ambas lados hablaban de una ajustada diferencia, sabiendo que el distrito que definiría la cuestión era la provincia de Buenos Aires.
En el centro de cómputos del PO e IS se vivía un clima apesadumbrado por la muerte de una militante en un accidente de tránsito mientras iba a fiscalizar al partido de Almirante Brown (Ver aparte).

Altamira arribó al lugar, luego de haber pasado por el hospital donde se encontraban internados otros de los militantes heridos, uno de ellos en estado reservado. Allí brindó una breve conferencia y le envió un mensaje a Del Caño con la mirada puesta en octubre: “El que se va del frente se suicida”, sentenció. Luego, hubo un “sobrio” cierre con un discurso ante los presentes, sin cánticos ni euforia por “haber perdido a Micaela, una compañera que dedicó toda la vida a la causa socialista”. En estos comicios, toda la izquierda tuvo una exposición en los medios como nunca antes había tenido. Y como siempre, estuvo muy dividida.

Fuente: clarin.com

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn