Michelle Bachelet, con su asunción en Chile, se suma a las mandatarias de Argentina, Cristina Kirchner; Brasil, Dilma Rousseff; y Costa Rica, Laura Chinchilla. Ésta última dejará el cargo en mayo.

Cuatro años después de haber finalizado un primer mandato, Michelle Bachelet volverá este martes a la Presidencia de Chile, uno de los seis países latinoamericanos cuyos electores han confiado en una mujer para dirigir su nación.

Nicaragua, Panamá, Chile, Argentina, Costa Rica y Brasil son los únicos países de América Latina que han tenido presidentes mujeres elegidas en las urnas, aunque otras mujeres latinoamericanas han ejercido el cargo en sus países por sucesión constitucional o por encargo del Parlamento o regímenes de facto en transición.

Sin embargo, ninguna mujer ha sido dictadora en América Latina, donde, sobre todo en los años 70 y 80, abundaron los regímenes autoritarios.

Con la socialista Bachelet de nuevo en La Moneda, a partir de este martes y hasta mayo próximo se dará la circunstancia de que por primera vez habrá cuatro mujeres gobernando a la vez en la región.

La otras tres son Cristina Kirchner, en Argentina; Dilma Rousseff, en Brasil; y Laura Chinchilla, en Costa Rica. Esta última dejará el poder en mayo a quien gane la segunda vuelta de las elecciones presidenciales el próximo 6 de abril.

La primera mujer latinoamericana que fue elegida presidente, en 1990, fue la nicaragüense Violeta Barrios, más conocida como Violeta Chamorro, por el apellido del que fue su esposo, el periodista Pedro Joaquín Chamarro, asesinado por la dictadura somocista.

Argentina, sin embargo, fue el primer país del mundo gobernado por una mujer: Isabel Martínez, quien era vicepresidente en 1974 cuando su esposo, el presidente Juan Domingo Perón, falleció y, de acuerdo con la Constitución, le correspondió ocupar su lugar.

La actual presidente argentina, Cristina Kirchner, también estuvo casada con un presidente, Néstor Kirchner, ya fallecido, y, como Bachelet, fue reelegida para el cargo, aunque en su caso de manera consecutiva. Su primer mandato fue de 2007 a 2011 y el segundo concluirá en 2015.

Kirchner no puede presentarse nuevamente a la reelección, pues la Constitución argentina solo lo permite por una vez. Sí puede hacerlo Rousseff en Brasil y aunque aún no se ha oficializado su candidatura, sus correligionarios en el Partido de los Trabajadores dan por seguro que competirá en las elecciones previstas para fines de este año.

Panamá tuvo de presidente a Mireya Moscoso (1999-2004), quien también fue esposa de un presidente, Arnulfo Arias Madrid, aunque cuando ganó las elecciones ya era viuda.

Colombia no se ha estrenado con una mujer presidente, pero las condiciones parecen dadas a tenor del número de candidatas que competirán en las elecciones presidenciales del 25 de mayo, por ahora mayor que el de candidatos varones.

A falta de que el Partido Verde elija su candidato o candidata en unas primarias, solo dos varones buscan la Presidencia colombiana: el actual presidente Juan Manuel Santos y el uribista Oscar Iván Zuluaga.

Las mujeres son Martha Lucía Ramírez, Claudia Avela y Claudia López, la primera conservadora y las otras dos izquierdistas, pero las encuestas de intención de voto no indican que los colombianos vayan a poner a una mujer en la Presidencia.

En Perú, la primera dama, Nadine Heredia, más popular que su marido, el presidente Ollanta Humala, es objeto de toda clase de especulaciones acerca de si quiere y si puede ser candidata en las próximas elecciones. Poder, en teoría, no puede, pues la legislación peruana prohíbe ser candidatos presidenciales a familiares directos, incluidos el cónyuge, del presidente.

Bachelet, que entre su primera y segunda presidencia fue la jefa de ONU Mujeres, ganó en enero pasado la segunda vuelta de las elecciones, en las que compitió con otra mujer, Evelyn Matthei. Fue el primer duelo electoral femenino de la historia de Chile y de América Latina y se dio la circunstancia de que tanto Bachelet como Matthei son hijas de generales de la Fuerza Aérea.

En Honduras Xiomara Castro, esposa del ex presidente Manuel Zelaya, quedó segunda en las últimas elecciones de ese país, en 2013.

De las cuatro jefas de Estado que a partir del martes tendrá América Latina una es casada (Chinchilla), otra viuda (Kirchner) y dos divorciadas (Bachelet y Rousseff).

Fuente: infobae.com

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn