River se vistió de fiesta para celebrar la Copa Sudamericana, pero no se olvidó de Boca.

Fue en el momento previo a la premiación. En la antesala del contacto con el trofeo tan deseado. El Monumental, testigo de una Copa Sudamericana que tuvo el plus del triunfo ante Boca en la semifinal, dejó de cantar por los ídolos que llevan el sello de la banda roja y, de pie, ovacionó a un rival. El “Gigliotti” que bajó de las cuatro cabeceras, con la “o” interminable, retumbó en Núñez.

Para el hincha de River, la Sudamericana tuvo un momento clave, un minuto de inflexión. Del penal del “Puma” para acá, ya nada fue igual. Tras el 0-0 en la Bombonera, el equipo de Marcelo Gallardo se encontró con un penal en contra a los 15 segundos y dio la sensación que todo se le iba a hacer cuesta arriba. Pero en esos 12 pasos, Gigliotti dejó atrás el cartel de “verdugo” que le habían colgado y Barovero se convirtió en héroe de la clasificación a la final.

Por eso la ovación para el delantero de Boca y por eso el mensaje que se repitió en cada rincón del estadio riverplatense: “Semi-ra y no se toca”. Campeón invicto de la Copa Sudamericana, con eliminación a Boca en el escalón previo a la final ante Atlético Nacional, el guiño fue para el rival de toda la vida. Se lo pudo ver en la flamante pantalla que está en la tribuna Sivorí, apareció en el camión que transportó al campeón y se leyó en la espalda de los jugadores, con camisetas especialmente diseñadas para celebrar el título.

En plena celebración, el Monumental no se olvidó de sus primos. Con mensajes directos, como el grito por Gigliotti, con algunos más entrelíneas, como el de la “semi”, y con otros más históricos, como el hit de “la calesita en el Parque Lezama”, que se hizo masivo tras el 2-0. River festejó en Núñez, pero mirando de reojo a la Ribera.

Fuente: canchallena.lanacion.com.ar

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn