Profesión: ingeniera en Sistemas. Empresa: Zolvers. Edad: 40 años

La cofundadora de Zolvers vive en Tigre con su marido y dos hijos. Juega al hockey y corre

Para Cecilia Retegui (40) los emprendimientos tienen siempre un principio, pero nunca un final. “Siempre quiero ir más lejos”, dice la emprendedora, que ya va por su tercer desafío propio. Con la ambición de querer cambiarle la vida a miles de personas, nunca esperó a que las cosas sucedieran por sí solas: “Hago que las cosas pasen y llego adonde quiero llegar sin depender de otros”.

Esta misma filosofía la aplica en el hockey, deporte que lleva en la sangre: jugó 12 años en la primera división del club San Fernando y es prima de Carlos Chapa Retegui , ex jugador y director técnico de los seleccionados argentinos.

Cecilia Retegui estudió Ingeniería en Sistemas en la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) y luego hizo un MBA en la Universidad del CEMA. Cuando tenía 22 años, al mismo tiempo que trabajaba como programadora en Ford, lanzó con un socio BDF Software Factory, una empresa de desarrollo de sistemas a medida. ¿La inversión inicial? “Cero pesos. El primer cliente fue Ford; le vendimos un mantenimiento de sistemas. Con eso empezamos a reinvertir lo que ganamos y llegamos a tener 70 empleados”, cuenta.

La sociedad duró 16 años, hasta que ella necesitó crecer más. Vendió su parte y fundó Market-Plus, una plataforma de compra y venta de productos usados premium. “Funcionó bien, pero al tiempo me di cuenta de que no iba a ser la empresa que yo quería armar a largo plazo”, recuerda.

Buscó otra idea que surgió a partir de una necesidad: reclutar gente que trabaje en los hogares y resuelva servicios de mantenimiento. “¿Cómo puede ser que estos servicios no estén organizados en una base de datos o una red social?”, pensó, y fundó Zolvers, con una inversión inicial de US$ 25.000.

Zolvers es una plataforma online que llega a México, Chile y pronto arribará a Colombia y Perú. Cuenta con tres cofundadores más y el apoyo financiero que consiguió en el exterior. “Yo quería ir más lejos”, confiesa Retegui. Durante tres meses hizo pie en México en busca de inversores. “Gracias a 500 start ups (una aceleradora con fondos de Silicon Valley) conseguimos una ronda de inversión por US$ 500.000″, dice con orgullo, y cuenta también que hoy tienen más de 1800 personas que brindan servicios en su plataforma y alrededor de 40.000 clientes. Si se le pregunta qué significa este nuevo proyecto en su vida, responde rápido y segura: “Es mi sueño”.

La emprendedora dice que el país es un buena base para emprender, pero encuentra un límite a la hora de conseguir ayuda para invertir: “En la Argentina hay muy buenos emprendedores, pero no es fácil conseguir inversores. En México, en cambio, me encontré con muchísimos más fondos y más posibilidades”. Y confiesa: “En la Argentina, cuando necesitás levantar inversión no es nada fácil”.

Retegui dice que lo peor de emprender es “la montaña rusa” del día a día; se refiere a alternar momentos en los que le fue “muy bien” y otros, “muy mal”. Por último aconseja a los emprendedores locales “ver los obstáculos como una piedra a superar en el camino y no creérsela cuando las cosas salen bien”.

Fuente: lanacion.com.ar

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Noticias Relacionadas: