Que sí, que no, que sí. Verónica Ojeda (35) volvió sobre sus pasos y estampó la firma para estar en Bailando 2015, y en su paso por Este es el show dejó en claro que su voluntad es firme, pese a quien le pese. La exmujer de Diego Armando Maradona (54) explicó los motivos de sus idas y vueltas en una entrevista a fondo con Paula Chaves y los panelistas del ciclo que calienta la previa de la vuelta de ShowMatch.

“La primera vez que me llamaron fue en febrero, después pasaron un montón de cosas… Ahora, antes de que vengan las cautelares, se puede decir todo. Dije que no porque me puse mal por ciertas cosas, por gente que decía cosas para que no siga negociando con los chicos. Primero y principal, le agradezco a Marcelo (Tinelli) porque pensó en mí, por la oportunidad que me da, porque lo veo como un trabajo y me quiero divertir. No conozco lo que es la actuación, el baile, nunca lo hice, pero me encantaría aprender y hacer cosas nuevas para mi vida. La primera impresión que tuve después de la primera reunión en Ideas del Sur era que quería hacerlo, pero cuando se supo empezaron los problemas (con Diego), por miedo a que se hable de mi hijo, a que se lo muestre. Para mí Dieguito es un orgullo, me encantaría mostrarlo, es un bombón”, explicó Verónica.

Verónica Ojeda contó por qué superó el miedo a Maradona y aceptó ir al Bailando

Respecto a la reticencia del Diez a que se sume al certamen de danza, Ojeda reflexionó: “Puede ser que a Diego le moleste mi exposición. Muchos años estuve con él y mi vida era vivir la vida de él. Ahora, desde que me separé, estoy haciendo mi vida, sentimental y profesional (…) Lo hago para demostrarle a todo el mundo que puedo hacer algo para mí, ya sea el Bailando o millones de cosas, y que nadie me va a detener de hacer algo que me hace bien. ¿Por qué no podría ser un trampolín para otra cosa? Es un trabajo. El año pasado también me llamaron del Bailando, y también pasaron muchos problemas y no pude hacerlo”.

Luego, la profesora de gimnasia agregó: “No sé cómo toman esto Diego y su entorno, ni me interesa. Es como que si dice o no dice, ya no… Con el padre de mi hijo no hablo desde diciembre, ni siquiera por Dieguito. No lo ve a mi hijo. Gracias a Dios Dieguito es chiquito y no entiende de estas cosas, todavía no habla. Tiene dos años recién cumplidos. Si ve una foto de Diego, no sabe que es el papá…”.

En cuanto a la casa de Ezeiza, que fue blanco de rumores (se dijo que Maradona quería sacarla de ese domicilio), la rubia afirmó sin vueltas: “Diego me va a pedir todo, porque cuando está enojado es así. Pero en realidad la casa está a mi nombre, cuando nació Dieguito Fernando lo puse como bien de familia, así que no puede hacer nada. Aparte de que es la casa de mi hijo, no puede hacer nada. Tengo eso y un auto. Igual, no creo que sea capaz de sacarle la casa al hijo, no lo puede hacer. No le tengo miedo, si le tengo que decir algo, se lo digo, como siempre se lo dije toda la vida”.

Para demostrar que el vínculo con Diego Maradona está quebrado, Ojeda sentenció: “Si me llama para que viaje con Dieguito, no puedo porque estoy trabajando, que venga él. Si Diego está trabajando en Dubai, yo estoy trabajando acá, hay responsabilidades y soy responsable. No quiero que se aparezca en la pista del Bailando, no tiene por qué ir, no tiene nada que hacer. En todo caso, que vaya a vernos a mi casa de Ezeiza”.

“Obviamente que necesito el trabajo. Diego sólo me pasa lo del nene y nada más, no es que me mantiene a mí. Nunca pedí nada más, estoy tranquila con este arreglo, si a él le parece bien, a mi hijo nunca le va a faltar nada mientras yo esté y pueda salir a trabajar. Yo jamás le pedí de más a Diego, al contrario, le di demasiado”, concluyó, categórica, Verónica Ojeda.

Fuente: Ciudad.com.ar

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn