El peronista Juan Manuel Llamosas es el intendente electo de Río Cuarto. Anoche se impuso a por más de 13 puntos a Cambiemos en la primera prueba electoral que enfrentó Mauricio Macri como presidente, en la que apoyó al radical Eduardo Yuni. La victoria de Unión por Córdoba -que repone en escena al ex gobernador José Manuel de la Sota, quien vive en la ciudad- intentó ser nacionalizada por la conducción del justicialismo. Escrutado el 85% de los votos, Llamosas obtenía 46,5%, contra 32,8 de su rival.

La participación de gran parte del gabinete nacional en la campaña con promesas de recursos y obras no alcanzó para que la UCR retuviera la segunda ciudad de la provincia, que siempre le fue esquiva al peronismo; desde la vuelta de la democracia sólo una vez logró gobernarla, en el 99, cuando Alberto Cantero se impuso.

Revés electoral de Cambiemos: el PJ se impuso en Río CuartoEn el búnker de Llamosas se vieron remeras con la inscripción “De la Sota 2017”, en referencia a que podría ser candidato a diputado nacional el próximo año. El ex gobernador mantiene su alianza con Sergio Massa, quien planteó que “embarrar a Macri en una elección donde no se define la gestión no es el camino” y agregó que “hay un peronismo que, con propuestas, puede ganar elecciones”.

De la Sota ayer aprovechó los medios no sólo para referirse a la victoria de su candidato, sino también para hablar de temas nacionales. Presentó a Llamosas como la “imagen de las nuevas generaciones” del PJ.

En diálogo con LA NACION subrayó su alegría por el “gran triunfo, con una diferencia abultada”, y ratificó su deseo de que Macri “encuentre un buen rumbo”. Indicó que lo deja “al margen” de lo que se votó en Río Cuarto, aunque sostuvo que “algunos funcionarios que lo acompañan no están a la altura de las dificultades que debe enfrentar, como el jefe de Gabinete; dedicaron mucho tiempo a hacer campaña en vez de atender problemas que no están resueltos”.

“Gallego, te felicito y transmitile mis saludos a Juan Manuel [Llamosas] y a Carlos [Caserio] por este contundente triunfo, enorme, que reafirma la voluntad de los riocuartenses de elegir al peronismo, y que presagia lo que será, sin dudas, la gran victoria del justicialismo en las elecciones de medio término del año que viene”. Ése fue el saludo del presidente del Consejo Nacional Justicialista, José Luis Gioja, a De la Sota.

A diferencia de Massa, Gioja apuntó directo a Macri: “Este triunfo que le dice no al Presidente pertenece al pueblo de Río Cuarto, pero llega a los cuatro puntos cardinales de toda la Argentina y tiene que hacer reflexionar al Poder Ejecutivo, porque este rechazo es a las políticas económicas del gobierno nacional”.

Para los dirigentes peronistas, la buena elección de Llamosas es una ratificación “de la buena imagen” de De la Sota. Tanto él como el gobernador Juan Schiaretti llegaron para sumarse a los festejos con legisladores y ministros; antes estuvieron juntos en un hotel de Río Cuarto.

Uno de los temas de conversación entre los peronistas era cuál de los dos capitalizaría más el triunfo. Hay consenso en que, por la buena relación entre Schiaretti y Macri y los temas que están negociando -como el financiamiento de la Caja de Jubilaciones y el pago de la deuda acumulada-, la estrategia sería “no levantar el perfil; festejar, pero sin castigar a la Nación”.

A lo largo de la campaña, el gobierno provincial también apostó fuerte en la ciudad. Schiaretti estuvo en varias oportunidades, anunció obras de infraestructura, un plan de viviendas y designó a la ciudad “capital agroalimentaria” de la provincia.

La de ayer fue la elección con más baja participación de votantes de los últimos años, sólo el 62 por ciento de los 130.000 ciudadanos habilitados ejercieron su derecho.

El diputado y presidente del bloque de Cambiemos, Nicolás Massot, fue uno de los referentes nacionales del macrismo presentes en el espacio de Yuni y se encargó de relativizar el impacto de la derrota. Admitió que Río Cuarto es una ciudad relevante en el país, pero insistió en que no hay que nacionalizar el resultado.

“La decisión de votar siete meses después de la elección nacional demuestra la voluntad de municipalizar la votación; el riocuartense busca pesos y contrapesos. Aquí se elegía intendente”, señaló, a la vez que confirmó que las promesas hechas durante la campaña “se cumplirán”.

Poco antes de las 20, Yuni admitió su derrota. “Va mi compromiso, que transmitiré personalmente a Llamosas, de que pueden contar conmigo y mis equipos para que en la próxima década vivamos mejor. Desde el primer día de su asunción tendrá mi apoyo irrestricto.”

Fuente: lanacion.com.ar

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn