El triángulo amoroso entre Miguel, Fernanda y Elisa, los personajes de Suar, Bertotti y Díaz, respectivamente, terminó con un vértice en cada lado. Finalmente, la pareja más estable terminó siendo la más inesperada.

Este miércoles terminó Silencios de Familia con una suerte de elipsis en la que muestran cómo están los Diamante con su nueva configuración dos años después del penúltimo capítulo en el que naciera el hijo de Miguel (Adrián Suar) y su amante devenida luego en pareja, Fernanda (interpretada por Florencia Bertotti) además de conocerse la homosexualidad del hijo que tuvo el personaje del productor con Elisa (Julieta Díaz).

Se observó que vendieron la casa familiar, locación principal de la serie, y los cumpleaños de la abuela Noe (Marilú Marini) fueron los puntos de encuentro de la familia.

En el final de la serie, Miguel (Adrián Suar), tiene dos ex mujeres, y vive con Mía (Agustina Cabo), quien ya dejó atrás la adolescencia. Fabiana (Florencia Bertotti) es una veterinaria consolidada y atiende una clínica para mascotas. Está feliz con Héctor, a quien conoció un año antes de la última escena.

Elisa (Julieta Díaz) por su parte, está más linda después de la maternidad por cuarta vez pero no suavizó su rústico carácter. El tío Beto (Fabián Vena) puso una especie de financiera en la casa vendida y su asistente es Juan, la pareja de Lara (Eugenia Aguilar), quien está embarazada por lo que hará abuelos a Miguel y Elisa.

Curiosamente, Tobi (Lucas García) y su novio Julián se consolidaron como la pareja más estable y equilibrada de la familia.

Fuente: ratingcero.com

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn