Scioli, De Pedro y Samid calmaron su enojo con el Gobierno y lo tentaron para la Provincia. Por ahora, apuesta a la AFA.

El factor Tinelli: de enemigo temido a posible candidato KLa de este año es una batalla política, económica y mediática. Hay que ganar las tres para ser Presidente”, repite Daniel Scioli en la intimidad. Siempre confió en que su “impronta” y popularidad terminarían alineando las estrellas de la galaxia K en su favor. Prendió una vela para que Cristina Kirchner y Axel Kicillof lograran mitigar las tormentas económicas. Pero faltaba algo más. “No podemos entrar en la campaña peleados con Marcelo (Tinelli)”, planteó a sus interlocutores de confianza en la Casa Rosada.

Scioli y Tinelli se conocen desde los 80. El gobernador recuerda cuando le llevaba los tapes de sus carreras de motonauta al joven columnista deportivo de Badía & Compañía. Se sienten amigos. Se consultan periódicamente.

La negociación del año pasado para el ingreso del conductor de ShowMatch en el Fútbol para Todos había terminado de la peor manera y Tinelli destilaba en Twitter su bronca contra el Gobierno y La Cámpora. A principio de este año creó su propio canal de YouTube para parodiar las conferencias de prensa del entonces jefe de Gabinete, Jorge Capitanich. Conocedor del poder de los medios, Scioli se estremeció de sólo imaginar al rey del rating jugando durante la campaña contra el Gobierno y hasta a favor de alguno de sus rivales.

Con la complicidad de Eduardo “Wado” de Pedro, el nexo camporista de la Presidenta y el gobernador, lograron armar el mes pasado la “cumbre de Olivos” en la que Máximo Kirchner y Tinelli sellaron la paz.

Hablaron de fútbol, política y medios, según pudo reconstruir Clarín. El conductor le contó su anhelo de presidir la AFA y el primogénito presidencial no sólo le dio vía libre sino que lo sorprendió con sus ideas para reestructurar el fútbol argentino siguiendo el modelo de la NBA estadounidense, con límites salariales para los jugadores y sanciones para los clubes que incumplan pautas administrativas.

La charla no sólo cumplió con el objetivo de desactivar un Tinelli batiendo un parche crítico desde la pantalla caliente de ShowMatch. También dio aire al “bichito de la política” que viene creciendo en el interior del conductor, cuentan quienes lo conocen.

Más de una vez lo tentaron de diferentes partidos. Siempre se negó, con la excusa de que lo suyo era la TV. Pero los roces crecientes con Cristóbal López, su socio en Ideas del Sur, comienzan a fatigarlo.

“Escuchame, Marcelo, estás juntando los votos para reformar el estatuto de la AFA (para que se le permita ser presidente con sólo tres años como vice en San Lorenzo) y vos tenés los votos para ser gobernador”, lo chicaneó el compañero de ajedrez de Scioli, Alberto Samid, cuando se juntaron para sellar el ingreso del matarife al Bailando 2015. “Con Marcelo es jaque mate. Es el plus que asegura el triunfo en primera vuelta”, se entusiasman en La Plata. El viernes, Jorge Asís lanzó la versión en Twitter.

“A Marcelo le encanta ayudar a la gente” pero “nadie le ofreció nada directamente” y “no lo está evaluando para un futuro inmediato”, fueron las evasivas respuestas de un vocero de Tinelli ante la consulta de este diario por una posible candidatura para la gobernación.

Anoche, el gobernador y el conductor cenaban juntos en Puerto Madero, en el cumpleaños de un amigo común, el empresario Lautaro Mauro. Aún tienen tiempo para las definiciones. Ambos saben que ganan dejando correr la especie. Scioli asusta a sus rivales internos y externos. Y Tinelli tienen otra carta de negociación para cumplir su sueño más próximo, el de presidir la AFA.

Fuente: clarin.com

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn