Dos semanas después de anunciar que traería al país los $ 18 millones depositados en un banco de Bahamas, el presidente Mauricio Macri invirtió ese dinero en bonos argentinos. “Para demostrar su confianza en la economía y en el país, transformó ese dinero en bonos argentinos. Esos fondos ya están acá”, confirmaron ayer a LA NACION muy cerca del Presidente.

Con la medida, el primer mandatario intenta acallar las críticas que surgieron al momento de conocerse su declaración jurada, en la que explicitaba la existencia de esa cuenta en las Bahamas, país considerado un paraíso fiscal.

Macri colocó en bonos locales los $ 18 millones que tenía en BahamasA través de sus voceros, el Presidente explicó que se trataba “del mismo dinero declarado en cuentas en Suiza y Estados Unidos” en sus declaraciones anteriores. “Lo que sucedió es que (el banco suizo) Julius Baer compró Merrill Lynch y cambió su domicilio a las Bahamas. Es sólo un cambio legal de su agente financiero”, explicaron en ese entonces sus voceros, un argumento que el Presidente hizo suyo cuando visitó la sala de periodistas de la Casa Rosada para anunciar que traería el dinero que mantenía fuera del país. Allí dijo que compraría “Letras del Tesoro argentino” como las que el Gobierno ofreció para endeudarse en los mercados internacionales.

La aparición de la cuenta en las Bahamas coincidió además con el envío al Congreso del megaproyecto que incluye el blanqueo de capitales radicados en el exterior como modo de afrontar el pago de sentencias a más de dos millones de jubilados, la otra parte importante de la ley que mañana se debatirá en la Cámara de Diputados. El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, había aclarado que “los funcionarios deben ser los primeros en tener el gesto” de traer sus dólares del exterior, horas antes del anuncio presidencial.

Según las declaraciones juradas de bienes presentadas a la Oficina Anticorrupción, son varios los miembros del gabinete que tienen dinero declarado en el Exterior, entre ellos los ministros de Energía, Juan José Aranguren; de Hacienda, Alfonso Prat-Gay; la canciller Susana Malcorra, y el titular del Banco Central, Federico Sturzenegger. Ayer, el titular del Banco Nación, Carlos Melconian, defendió tener el 85 por ciento de sus ahorros en el exterior, “como todos, como muchos de los argentinos”.

El dinero a repatriar, como esbozan los funcionarios, tiene un objetivo múltiple: pagar las sentencias a jubilados y ayudar a mantener los planes económicos del Gobierno, que espera una baja sostenida de la inflación para el inminente segundo semestre del año.

Con relación a la situación social generada por los aumentos de tarifas y los incrementos de precios, el Gobierno dice estar tomando “todas las medidas que se pueden tomar”, con el “refuerzo de ayuda alimentaria y mucha más presencia del Estado que durante el kirchnerismo”. Macri confía en que la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal y la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, “juegan de memoria” luego de sus largos años ocupándose de esas problemáticas en el ámbito porteño.

“No hay ninguna posibilidad de un episodio de estallido grave”, suele decir el Presidente, según cuentan a su lado. Y adjudican a una “minoría” integrada por “cuatro intendentes y quienes siguen leales a Cristina (Kirchner)” algunos episodios violentos, como la aparición de manifestantes encapuchados que reclamaron más planes sociales el viernes frente al Obelisco porteño.

Al margen de la preocupación por lo social, en el Gobierno advierten señales positivas, a pesar de que la crisis brasileña “nos cuesta un punto y medio de crecimiento”, según números que maneja el Presidente.

“La obra pública ya comenzó, vamos a duplicar la cantidad de autopistas. Y eso es laburo bueno, obras de las buenas”, afirmaron cerca del primer mandatario. Las empresas de telefonía, adelantaron en Casa Rosada, anunciarán la semana próxima inversiones por US$ 4000 para los próximos años. ¿Y el empleo? “Se está recuperando de manera despareja, es según el sector. No hay ola de desempleo”, repiten en un despacho cercano al presidencial, en respuesta a la “ola” que el gremialista Antonio Caló esbozó en un encuentro con Macri y que le valió el enojo presidencial.

“Este es un mundo dónde faltan las buenas noticias. Por eso Argentina tiene al presidente del 2016”, se ufanan en los despacho oficiales. “Nadie puede creer que hayamos transformado tanto en sólo seis meses”, afirmaron ayer cerca del Presidente, que a partir de la noche de hoy paseará su optimismo al llegar a Colombia para su primera visita de Estado, donde se reunirá con su par Juan Manuel Santos.

Fuente: lanacion.com.ar

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn