Un dragón alado con vientre de hierro que entraña plata negra. Ni la literatura fantástica podría acercarse, siquiera, a la búsqueda realizada ayer por el fiscal Alvaro Garganta en el country Abril, Hudson, donde vive Walter Carbone, ex director General de Administración de la Jefatura de Gabinete provincial durante la gestión de Daniel Scioli.

El operativo fue por la investigación de lavado de activos contra el ex gobernador de la provincia de Buenos Aires. Hasta diciembre 2015, Carbone disponía de firma para avalar diversos pagos en la administración pública bonaerense. Además, para la justicia electoral, estuvo registrado como responsable final de los gastos de campaña del FpV por la candidatura presidencial de Scioli.

Un asesor de Scioli tenía una caja fuerte en un dragón de su jardínEsta presunta conexión entre supuestos desvíos de fondos estatales para sostener a la política y el “enriquecimiento” personal es la sospecha instalada. Garganta allanó el Banco Provincia y hasta el Tribunal de Cuentas, organismo del control de las facturaciones oficiales, en busca de esas evidencias.

Dos cuentas del Bapro, por 20.000 millones de pesos a nombre de Alberto Pérez –ex jefe de Gabinete y superior jerárquico de Carbone– fueron revisadas por Garganta. Son partidas extrapresupuestarias que, según Pérez, se destinaron “al pago de sueldos”. En el Tribunal se constató el robo de información contable de 2015 que estaba en la computadora de la empleada de la Vocalía, Melania Casas. La causa conexa sería “encubrimiento”. Elisa Carrió (CC-ARI) incorporó a la denuncia que originó el expediente manejos ilícitos en Lotería y ABSA.

La trama es compleja. Falta la revisión de obra pública. Pero por ahora,la fiscalía apunta a las presuntas cajas negras, como IOMA, la obra social de la Provincia, donde auditan faltantes por 1.500 millones de pesos entre 2007 y 2015.

Las pruebas se buscan entre el papelerío. Pero, sorprendente, también en fincas de nuevos ricos aficionados a esculturas mitológicas. Al ingreso a la casa de Carbone, en Hudson –cerca de la ruta La Plata- Buenos Aires– los peritos de la Policía advirtieron el dragón metálico y su caja fuerte intestinal. No hallaron nada valioso. Adentro, en la vivienda, encontraron 39.000 pesos de aparente procedencia lícita.

Mirá también: Alberto Pérez criticó el allanamiento: “Fue un show, en la caja no había nada”

“No encontraron nada. Como no encontraron la propiedad de dos estancias (La Estrella y La Morocha) en Tandil que le atribuyen a Scioli.Es un show”, explicó el ex jefe de Gabinete, quien también habita Abril. Aportó un detalle sanitario: la caja fuerte de dos metros y medio de altura era para guardar cloro y elementos de la piscina.

Sugirió, Pérez, no tentarse en comparar con bóvedas en Conventos. Difícil resistir imágenes.

Buen gusto aparte, el escultor Leandro Campos, de Lomas de Zamora, defendió su obra “entregada a un amigo”. Carbone le adosó una bandera argentina.

Triste destino del dragón de hierro. En la cultura helénica representaba el guardián de los tesoros escondidos. En Abril, ayer, terminó desguazado y la caja fuerte trasladada a la Plata por personal de Delitos Complejos.

Fuente: clarin.com

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn