otra jornada signada por el pesimismo, las acciones líderes bajaron hoy 1,45% en la Bolsa porteña, acumulando seis sesiones descendentes consecutivas en las que lleva una acumulación perdedora de 13,36%.

El Merval rompió por segunda jornada el psicológico nivel de los 10.000 puntos, esta vez para quedarse por debajo de él, al cerrar en 9.894,32 unidades después de haber alcanzado u mínimo de 9.799,50 puntos.

La evolución de ese indicador líder determinó dos amplias caídas con sucesivas recuperaciones, parcial para la última, dejando un margen de amplia volatilidad que promedió el 4,59% para el lote de 14 empresas líderes.

Pampa Energía encabezó las bajas con descenso de 4,75% a $5 por papel para ese lote que registró algunos avances, uno de ellos de significación porcentual protagonizado por los papeles ordinarios de Petrobrás de Brasil con suba de 7,28% a $112,75 cada uno, siguiendo el camino ascendente en la Bolsa de San Pablo, Brasil, durante la jornada previa a pesar de una ligera baja en la rueda de esta tarde.

Los mercados operaron en esa bolsa brasileña a diferencia de la argentina.

Las acciones recogieron las pérdidas registradas en el sector argentino de la Bolsa de Nueva York, cuando en nuestro medio, los mercados permanecieron cerrados por un feriado histórico americano.

Ese derrotero se entremezcló esta tarde con una tendencia mixta en aquella plaza neoyorquina, tanto para el sector argentino cuanto para el propio del país del norte.

Por ello, además de Petrobrás de Brasil, subieron en Buenos Aires Telecom con 1,16% y Banco Francés con 0,67% aunque con gran movilidad y la de mayor volatilidad con un 8,82%.

Los inversores se manifestaron desanimados frente a la creciente ola intervencionista en los mercados de parte del Gobierno Nacional, particularmente en la operatoria del contado con liquidación.

Tal comportamiento fue detectado en los inversores minoritarios, mientras que los de amplias espaldas y algunos institucionales se postularon como los compradores del día, aunque con ofertas en baja.

El mercado accionario enfrenta, además, una semana corta en la que vencen las opciones a futuro de octubre que sólo deja un margen de dos días (miércoles y jueves próximos) para cerrar posiciones de cara al ejercicio que vence el viernes 17 de este mes.

Por ello, fue el índice Merval el que más sufrió la presión bajista dado que son algunas de sus empresas las que más presencia tienen en la franja de las opciones.

El Grupo Financiero Galicia; Tenaris; YPF; Comercial del Plata; Pampa Energía y Edenor, se cuentan entre las que más negocian en esa franja.

A diferencia de ellas, fue el mercado extendido quien menos sufrió con el derrotero bajista con una pérdida de sólo 0,42% para el índice General de la Bolsa a 483.425,14 puntos.

En el mercado cambiario, el dólar marginal bajó de $14,95 a $14,77 por billete verde ayudando a un nuevo ajuste de los valores accionarios respecto de esa moneda norteamericana.

La plaza financiera registró una permanente demanda de dinero y muchos bancos debieron reforzar su hoja de balance diaria recurriendo al circuito del “call money” donde la primera línea operó en alza con cierre en el nivel del 34% nominal anual por 24 horas de plazo.

El ascenso de la tasa de interés determinó el agregado de 400 puntos básicos al cierre del viernes último cuando la clausura se ubicó en el 30%, valor que se mantuvo con firmeza justificado por el fin de semana largo, aunque superado esta tarde a pesar de tratarse de un lapso normalmente corto.

También el dinero estuvo muy pedido en la Bolsa porteña donde los negocios de caución bursátil (símil del plazo fijo bancario) marcaron un máximo del día y de cierre del 35% por el corto plazo de 7 días, plazo en el que se concentró la mayoría de las operaciones con un efectivo de $526,99 millones.

El monto total, agregando los otros plazos de negociación, -de 8 a 30 días- sumó $607,12 millones, dejando en claro que no sólo se renovaron los vencimientos que operaban esta tarde sino que se tomaron nuevas partidas en calidad de crédito.

Aquí es donde se observó la mayor fortaleza de inversores medianos y grandes, quienes están asimilando en calidad de compradores, el derrotero bajista mostrado por el mercado accionario.

“Están avizorando un rebote de mediano plazo y no les importa pagar un 35% por el dinero que toman”, señaló un operador al cierre de los negocios.

Este valor supera ampliamente lo pagado por las entidades bancarias para las colocaciones de plazo fijo, aunque estas entidades tienen como plazo mínimo el lapso de 30 días.

Comparativamente, en la Bolsa se pagó un 26% por el dinero colocado en ese término mensual.

Los bonos soberanos también se orientaron en baja con un promedio de 0,73% para principales emisiones estatales donde otra vez se destacaron los cupones ligados al desarrollo del Producto Bruto Interno (PBI) con 2,17% de baja promedio y máximo de 4,12% para el emitido en dólares bajo ley argentina.

En la Bolsa porteña existe la creencia que los cupones no pagarán renta en el próximo año y, por supuesto en el actual, porque estiman que con mucha suerte el PBI quedará neutro, sino negativo para el 2015 y dan por descartado el año en curso ante las bajas expectativas de crecimiento.

Asimismo, el recorte mostrado en el cálculo del correspondiente a la evolución del 2013, y anunciado por el ministro Axel Kiciloff, dejó sentado que en diciembre no se liquidará renta alguna por tales cupones.

Se operó, en la Bolsa porteña, por $229,47 millones, entre acciones, cedear´s y ejercicios con un balance de precio que dejó 13 especies en alza, 46 en baja y 9 repeticiones sobre 65 negociadas.

Por todo concepto se reunieron $2.534,34 millones.

Fuente: noticias.terra.com.ar

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn