El rumor de una fuerte crisis entre Carolina “Pampita” Ardohain (37) y Benjamín Vicuña (36) tiene larga data. Y, según pudo confirmar Ciudad.com con el círculo íntimo de la querida pareja, el cimbronazo comenzó incluso antes de que la versión llegara a los medios…

Si bien la noticia de una posible ruptura estalló luego de que se vinculara a Benjamín con Natalia Oreiro (algo desmentido de forma tajante por ellos y su entorno), lo cierto es que la modelo y el actor chileno vienen luchando contra el desgaste de la relación desde hace bastante más tiempo a pesar de que en junio celebraron sus diez años de amor con una súper fiesta.

Pampita y Benjamín Vicuña, distanciados

Algunas señales no tardaron en despertar -aún más- la atención de la prensa: días atrás, ella no lo acompañó a Vicuña al estreno de su película Baires y él tampoco asistió a la función de Fuerza Bruta en la que participó Pampita.

Una distancia cada vez más palpable que se materializó en que hoy vivan en casas separadas. Las revistas de actualidad (Gente, Caras, ¡Hola!, Pronto y Semanario) dan cuenta de esta situación ya que los fotógrafos de las publicaciones lo vieron a Vicuña tocando el timbre en el hogar familiar de Nuñez antes de pasar a buscar a sus hijos Bautista (7), Beltrán (3) y Benicio (1) para pasar tiempo con ellos.

Allegados a la pareja le contaron en exclusiva a este sitio que si bien no comparten el mismo techo y Benjamín ya le contó de la fuerte crisis a sus seres queridos en Chile, este distanciamiento se da en muy buenos términos e incluso esperan que llegue pronto la reconciliación, negándose a hablar de “separación”.

En diálogo con Ciudad.com, Jorge Hernández, manager de Vicuña, aseguró: “No estoy autorizado a hablar de la vida personal de mi representado. Les pido respeto por este proceso que ellos están llevando. Todos estamos seguros de que solucionarán sus diferencias”.

Por su parte, Pampita y Benjamín se llaman a silencio mientras intentan remontar su crisis más profunda.

Fuente: Ciudad.com.ar

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn