El hombre que asesinó a  sus hijos e intentó suicidarse continuaba este sábado internado  en grave estado y con custodia policial. mientras que seguía la  conmoción en el barrio de Villa Urquiza y en el entorno de la  familia por el trágico hecho.

Según se informó, Miguel Ángel Morales se encuentra alojado  en el hospital Tornú donde fue llevado anoche luego de que matara  a sus hijos, una nena de 7 años y un nene de 5. Se encontraba custodiado por policías de la comisaría 39° que  tiene jurisdicción en la zona, se informó.

En tanto, seguía la conmoción de los vecinos del barrio de  Villa Urquiza que no podían creer lo que había ocurrido, mientras  que la madre de los pequeños está siendo asistida por un equipo  de psicólogos.

Un hombre que se identificó como Carlos, quien es amigo de  Morales y además trabajaba con él realizando tareas relacionadas  con el mantenimiento reveló en diálogo con el canal de noticias TN  que el hombre “tenía un arma declarada hace mucho tiempo”.

Consternado por lo ocurrido, el hombre contó: “No sé por qué  hizo esto. No pude dormir en toda la noche porque no lo puedo  creer, no le encuentro una explicación porque es un tipo que  nunca fue violento”.

“No puedo entender lo que pasó, lo conozco desde hace 40  años. No me entra en la cabeza y no encuentro palabras de que  haya hecho esto con sus hijos. Tenía algunos problemas con la  mujer, pero es inentendible lo que hizo porque pase lo que pase  con la pareja no puedo asimilar que se la agarre con dos almas  inocentes”, aseveró.

Además, Carlos señaló: “El trabajo estos últimos tiempos había  bajado, hemos dejado de publicar por razones económicas. Él  alquilaba donde vivía, pero siempre tenía desesperación por sus  hijos y tiene otros hijos de otra pareja”.

El trágico hecho se produjo anoche dentro de un automóvil  Ford Fiesta rojo en la intersección de las calles Combatientes  de Malvinas y Triunvirato de Villa Urquiza donde Morales le  disparó a sus dos hijos y luego intentó suicidarse.

La nena murió en forma instantánea mientras que el pequeño  falleció momentos más tarde como consecuencia de las graves heridas que sufrieron y el homicida fue trasladado muy grave al  hospital Tornú.

En tanto, un vecino de la calle China al 4000 donde vivía la  familia dijo: “Fue de terror escuchar los disparos y no salí por  un tema de seguridad. Era una persona normal sin ningún problema  y la verdad es que es muy raro todo esto. Los chicos no se veían  nunca y él era muy reservado”.

Fuente: lacapital.com.ar

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn