La victoria de Donald Trump sorprendió al mundo e hizo temblar a los mercados emergentes. Incluso sacudió al peso ya que, tras haber estado prácticamente adormecido durante los últimos cuatro meses, sólo ayer el dólar trepó 31 centavos, a $ 15,65 en el circuito mayorista -donde operan los grandes bancos y se marca la tendencia para el resto del mercado-, y a $ 15,78 en las pizarras de los bancos y las casas de cambio.

Tipos de cambios reales

Después de que los industriales y algunos economistas se cansaran de advertir sobre un creciente problema de atraso cambiario, el “efecto Trump” pareciera haberle llegado a tiempo alBanco Central (BCRA) , que no sólo no intervino ayer durante la rueda, sino que tampoco tendría demasiados planes de hacerlo siempre y cuando el tipo de cambio se mueva en línea con el resto de las monedas de la región.

“Estos son los beneficios de la flotación cambiaria. El tipo de cambio sólo está reaccionando a un shock externo, acomodándose”, argumentaron fuentes del BCRA. “Además, es un movimiento que no tiene casi impacto sobre los precios. Distinto sería si el tipo de cambio subiera por efecto de una mayor emisión monetaria local. En este caso, no debería haber un pass through [traslado a precios]”, explicaron.

Con el deslizamiento de ayer, según datos del BCRA, desde que asumió Mauricio Macri el peso acumula una depreciación en términos reales (descontando el impacto de la inflación) con Brasil del 42%, mientras que con Uruguay el tipo de cambio real bilateral se depreció en un 29,9%; en un 17,2% con respecto a Estados Unidos, y hasta un 11% frente a China. La relación sólo empeoró con respecto al Reino Unido (en gran medida por la fuerte devaluación de la libra, tras el Brexit) y con respecto a México.

En junio pasado, luego de que el Reino Unido votara a favor de su salida de la Unión Europa -el llamado Brexit-, y los mercados sufrieran un primer cimbronazo, el BCRA había adoptado una estrategia similar en el mercado. Entonces, el dólar pasó en la plaza local de $ 13,90 a $ 15,30 en apenas tres ruedas. El Central sólo intervino vendiendo dólares cuando la divisa llegó a trepar un 11 por ciento.

Pese a que la de ayer fue una de las mayores subas que tuvo el tipo de cambio en meses, en términos porcentuales apenas representa una variación del 2 por ciento. Desde que se supo sobre el triunfo de Trump, el billete norteamericano se apreció 8,2% frente al real brasileño; 13%, ante al peso mexicano; y 3,5% con respecto al peso chileno.

Tampoco, señalaron a LA NACION quienes conocen de cerca la estrategia del BCRA, el cambio de escenario internacional debería modificar demasiado los planes de la autoridad monetaria para 2017. “Distinto es el caso de Hacienda. Para ellos sí el escenario exige un cambio. Al menos el financiamiento va a ser más caro”, indicaron. En el Central aseguran que, pese al encarecimiento del crédito externo para la Argentina y para todos los emergentes, no se reemplazará el financiamiento con dinero del BCRA, como se hizo en el pasado. “El compromiso de sólo entregarle al Tesoro $ 150.000 millones el año próximo es inamovible”, repiten los técnicos de la entidad.

Hoy, el BCRA vuelve a licitar letras -las Lebac- y en el mercado incluso creen que las tasas podrían bajar levemente, para acompañar las menores mediciones de inflación que se estarían observando en las primeras semanas del mes. Entre agosto y octubre, la suba promedio del índice de precios fue del 1,23% mensual. Y, según las estimaciones privadas, no se alejaría demasiado de esos niveles este mes.

Fuente: lanacion.com.ar

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Noticias Relacionadas: