Mañana a las 23 arranca la tira de El Trece, que cuenta cómo se unen los personajes ante la defraudación de una financiera. Definida por Mercedes Morán como una “historia post feminista”, les tocará competir con los “Sres. Papis” de Telefe. Y le escapan al efecto “Farsantes”.

Cuando Araceli González entró por primera vez a Pol-ka, esto era una cancha de paddle. Los primeros técnicos trabajaban por centavos y las grabaciones eran amenazadas por el traqueteo de los colectivos. Aún faltaban cuatro años para que Mercedes Morán reventara los termómetros del rating con Gasoleros y para que en el canal competidor las jovencísimas Carla Peterson, Isabel Macedo y Florencia Bertotti coincidieran en Verano del 98. El final del verano de 2014 las encuentra juntas y protagonistas. Rubias, morenas, pelirrojas, juran que Guapas (desde mañana a las 23, por El Trece) no es Sex and the City ni Amas de casa desesperadas. No hay feminismo ni alarde del ropero. Ni mujeres asesinas.

Guapeza: dícese de la belleza, pero también de la arrogancia, la gallardía y el atrevimiento. En todas las acepciones del término están dibujadas ellas. Ni la sumisión de Mujercitas, ni el nivel de tragedia de Bernarda Alba. A estas mujeres una financiera les ha robado los ahorros, pero las premió con haberse conocido. De esa catarsis colectiva irrumpe el adjetivo guapas, hembras que torean más que sus economías. En boca de ellas mismas, una representa “la ira” (Morán), otra “la soledad” (Peterson), otra “el temor” (Bertotti), otra “la inestabilidad” (Araceli) y la restante, “la valentía” (Macedo).

Antes de este cruce de cartel, ya hubo otros cruces, en el sentido más positivo de la palabra. Los currículums de Morán y Araceli se conectaron en Amas de casa desesperadas, y los de Morán y Bertotti en Culpables.

Araceli también compartió elenco con Macedo en Mil millones, y Macedo-Bertotti fueron villana y heroína, respectivamente, en Floricienta. Los hilos históricos que las conectan parecen interminables e indican que Bertotti también fue co-equiper de Peterson en Son amores.

Cinco estilos, cinco potencias, cinco egos que generan la fantasía de que en toda reunión de mujeres sobresale la envidia y la confrontación. Un antecedente cercano derrumba el mito: los roces en el elenco de Farsantes que llevaron a Facundo Arana a abandonar la tira no se dieron justamente entre damas, sino entre caballeros. “No somos amigas, eso hay que aclararlo, pero hay buena química. No nos anticipemos a pensar en líos. Acá hay armonía”, advierte Macedo.

¿Qué pasaría si existieran roces en el elenco como ocurrió en “
Farsantes”? ¿Decidirían abandonar una tira o seguirían con el malestar a cuestas?

Morán: Esa es la mala prensa del género femenino. Como si siendo mujeres nos lleváramos peor que los hombres. En mi caso, recién me entero de todo lo que pasó con Farsantes y no me interesa hablar del tema. Nuestros miedos pasan más por saber si vamos a resolver el carácter del personaje, si vamos a dar con el tono del programa. Por encontrar el lenguaje. Lo demás no nos preocupa.

Bertotti: Cada caso es un mundo. Hay un poco el mito de “¿Cómo se van a llevar tantas mujeres?”. Con nosotras desde el día uno fue recontra relajado. Ensayamos 20 minutos y ya nos dimos cuenta que de podíamos trabajar como equipo.

Pese al predominio femenino, ustedes aclaran que este no es un producto feminista. ¿De qué modo creen que funcionará para el público masculino?

Mercedes: No nos junta el hecho de estar enojadas con los hombres, sino de necesitarlos. Creo que esta ficción es más post-feminista que feminista.

Araceli: Acá los hombres no están desdibujados, sino que tienen personajes fuertes que acompañan.

¿ Y qué tan fuertes y tan frágiles son estas mujeres?

Araceli: Las dos cosas. Todo el tiempo se muestra esa dualidad que tiene una mujer. Este programa es un estado hormonal.

Bertotti: Buena definición. Un estado hormonal en el que todas son fuertes y débiles, seguras e inseguras, están tristes y felices y el encanto es que van fluctuando.

¿Qué tan lejos está la esencia de la historia de “Amas de casa desesperadas” o “Sex and the city”?

Araceli: Guapas no tiene nada que ver con eso. Quizás esas mujeres se veían un poco más irreales.

Peterson: Tampoco está el encierro del barrio cerrado, de hecho pertenecen a distintas clases sociales. Si hay un encierro es el de sus problemas.

Mercedes: Estas son mujeres más reales que esos estereotipos. Ni tan glamorosas ni locas ni comparten vínculos de vecinas. Los vínculos aquí se arman de otra manera. Mujeres urbanas en medio de una comedia de costumbres.

La diversidad de las mujeres, representada en este micromundo. Unas usan zuecos, otras zapatillas. Una sandalias, otra borcegos. Macedo hace alarde de sus jeans rotos, Peterson de sus calzas. Extremos. Diferencias. Variedad en los tonos de tintura y hasta en la edad. Cuando Morán participaba de Rosa de lejos, Bertotti aún no había nacido. Hoy Morán -que no hacía tira diaria desde Gasoleros-, actúa junto a su hija, que en la ficción también llevará su sangre. “Mercedes (Scápola) quería hacer un recorrido propio y la dejé. A partir de su personaje en Graduados me invitaron a un cameo con ella, y fue mágico. Después apareció esta propuesta y sentimos que era el momento. La admiro, es un referente para mí y la mirada que más me importa. Es una gran tapada. Voy a hacer todo lo posible para que se destape”.

Peterson y Bertotti también son madres orgullosas. La primera -que viene de En terapia– ya festejó el año del hijo que tuvo con Martín Lousteau. La segunda (cuyo último trabajo fue La dueña), planea la pronta salida de su marca de ropa para niños. A Macedo esta vez le toca en suerte superar su gran actuación en Graduados, aquella ex obesa cuya trauma de bullying escolar dejó tanta huella como necesidad de venganza.

Con dirección de Daniel Barone y Lucas Gil y autoría de Leandro Calderone y Carolina Aguirre, Guapas competirá, curiosamente, con un producto encabezado por varones, Sres.Papis (Telefe). Un intento por desembrollar esa pregunta de Freud que ni el mismísimo padre del psicoanálisis pudo responder: ¿Qué quiere una mujer?

Fuente: clarin.com

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn