Aún afectado por lo vivido, Daniel Oyarzún, el carnicero que asesinó a un delincuente que había robado en su negocio en Zárate, señaló tras ser liberado que se encuentra “muy arrepentido” frente a lo ocurrido. “Si pudiera volver el tiempo atrás, lo haría”, dijo en declaraciones a la prensa.

“Estoy feliz, feliz de estar con mi familia, con mis hijas. Ahora sólo quiero seguir siendo una buena persona”, dijo en las puertas de su humilde casa de Zárate, notablemente conmovido.

"Estoy arrepentido", dijo el carnicero que mató a un ladrón en Zárate“No sé qué va a pasar conmigo, con mi seguridad. No había motivo para que yo esté detenido”, expresó y dijo que la Justicia deberá decidir su situación.

“Si pudiera volver el tiempo atrás lo haría. Estoy arrepentido totalmente. En el momento sólo quería seguirlo, recuperar lo que es mío,” dijo en un desgarrador testimonio.

“Lo único que quiero estar es con mi familia. Y miedo, sí, tengo miedo por mí, por mis hijas, mi familia”, concluyó.

¿Qué dijo la familia?

Más temprano, al enterarse de la liberación, varios integrantes de la familia de Oyarzún hablaron con la prensa. La madre dijo: “No se puede juzgar a nadie, ni a mi hijo ni a los familiares de la otra persona, no somos quién. Cada persona reacciona de diferente manera.” Y agregó que su hijo es una excelente persona, y que “siempre fue una persona de trabajo”. Y dijo que “deben comprometerse las autoridades para sacar a los chicos de la calle. La madre del ladrón debe estar llorando como yo”. En tanto, el padre, Erico, dijo que su hijo se encuentra “bastante bien”.

El hermano, Gabriel, contó a la prensa: “Mi hermano me abrazó, lloró y me dijo ‘Gaby, guachín, cómo te movés vos’. Creo que cualquier familiar lo haría. Como dijo Macri, él tenía que estar acá con su familia.” Y agregó que ahora volverán a trabajar.

La carnicería es un emprendimiento familiar que llevan adelante Daniel, su hermano y su cuñada.

La esposa del carnicero, Noemí, dijo: “Estoy contenta, no tengo palabras”, y agradeció a toda la gente que ayudó, entre ellos el intendente de Zárate.

Contó cómo fue el momento en que Oyarzún llegó a la casa: “Me abrazó fuerte, me dijo ‘mi amor, acá estoy, te amo’. Él ama las hijas, es un hombre bueno, no tiene antecedentes, no es violento. Yo hace 16 años que estoy con él y nunca tuve un episodio de violencia de género”.

“Es muy difícil esto. Estamos acá con él todos los familiares, queremos darle el apoyo y contención, porque estuvo muy mal. Lo único que queremos es seguridad, por nosotros. Pedimos que nos ayuden. Queremos volver a trabajar, porque somos laburantes,” finalizó.

Fuente: lanacion.com.ar

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn