El brote del virus de ébola que desde diciembre pasado afecta al África Occidental ha sido «infravalorado» por la comunidad internacional, advirtió el jueves en un comunicado la Organización Mundial de la Salud (OMS), que aseguró que su personal dispone de pruebas que demuestran que la cifra de enfermos y fallecidos difundida oficialmente no refleja la realidad del episodio. La organización Médicos sin Fronteras (MSF), a su vez, responsabilizó a la OMS de haber reaccionado demasiado tarde en sus alertas ante el brote.

La presidenta de MSF, Joanne Liu, que ha permanecido dos semanas en la zona de infección de Liberia, afirmó ayer que la epidemia avanza con mucha más fuerza que los recursos que se destinan para acotarla, y calculó que «en los próximos seis meses» se podría dar por controlado el brote. En opinión de Liu, la OMS tardó «demasiado tiempo» en declarar esta epidemia como emergencia internacional de salud pública -lo hizo el pasado 8 de agosto-, un retraso que, añadió, aplazará la toma de decisiones urgentes sobre el terreno.

PLAN DIFÍCIL / La OMS coordina en la actualidad una acción internacional dirigida a frenar este episodio, que ha causado la muerte de 1.069 personas. En esta acción participan gobiernos occidentales, los centros de control de enfermedades de la UE y EEUU, y varias agencias de Naciones Unidas, además de organizaciones sanitarias. La ejecución del plan de ayuda urgente, no obstante, apenas se ha trazado. Aún no se ha conseguido contar con la participación de los líderes comunitarios que conocen y conectan a las poblaciones afectadas, algo imprescindible.

«Aún no hemos podido cortar la cadena de transmisión que une a la población contaminada por el virus de la que no lo está», reconoció ayer el doctor Brima Kargbo, responsable de los servicios médicos de Sierra Leona, uno de los tres países afectados por el brote, junto a Liberia, Guinea Conacry y Nigeria, país donde ayer falleció un cuarto enfermo.

La perspectiva es muy pesimista en estos momentos, añadió la presidenta de MSF. «Nunca habíamos visto una cosa así -dijo Liu-. Necesitamos una nueva estrategia para afrontar un brote del ébola que ya no está confinado a unas cuantas aldeas, como los anteriores, sino que se propaga por una ciudad de 1,3 millones de habitantes», los que cuenta Monrovia, la capital de Liberia.

El Comité Olímpico Internacional, a su vez, prohibió ayer la participación de cinco de los 25 atletas procedentes de los países que sufren el brote del ébola que han llegado a Nankin (China) para competir en los Juegos Olímpicos de la Juventud que se inician hoy. Se les veta para competir en deportes de combate y piscina. A estos deportistas se les tomara la temperatura periódicamente.

Fuente: elperiodico.com

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn