La divisa marginal concluyó a $14,65 y cayó 8,2% desde el récord de septiembre. El dólar que se calcula por la compraventa de activos bursátiles avanzó a $13,60 por la suba de las cotizaciones en pesos.

Por tercera jornada consecutiva, el dólar libre continuó en caída en el mercado paralelo. La divisa concluyó la jornada con una leve baja de ocho centavos y se vende a $14,65, para volver así a valores similares de mediados de septiembre. Destacó en la jornada el ascenso del “contado con liquidación” en un 3%, impulsado por la suba de la Bolsa porteña.

El dólar “blue” retrocedió un 8,2% desde su precio récord de cierre alcanzado el 24 de septiembre pasado, a 15,95 pesos.

El dólar oficial cerró con una baja de un centavo en el mercado minorista, a $8,532 según el promedio ponderado de entidades bancarias y casas de cambio que elabora el Banco Central.

La brecha cambiaria entre ambas cotizaciones se estableció en 71,7 por ciento. El dólar en el circuito informal avanza un 45,1% en lo que va del año, pues enero había comenzado con un dólar a 10,04 pesos para la venta.

Por su parte, el dólar mayorista o interbancario terminó con ligera baja, a 8,475 pesos. El Banco Central concluyó su intervención en esta plaza con saldo neto comprador de 25 millones de dólares. En el mercado mayorista de contado (“spot”) se negociaron u$s247 millones, mientras en el de futuros se transaron apenas 1,5 millones.

“El anclaje del tipo de cambio luce ahora como una estrategia deliberada que se concentra en acopiar divisas y postergar por el momento una aceleración en la tasa de devaluación del peso para el corto plazo”, dijo a DyN un agente de la plaza interbancaria.

El dólar MEP o “bolsa” sube a 13,48 pesos. Para hacerse de dólar “bolsa”, empresarios e inversores realizan una transacción en la plaza local entre un mismo bono nominado en pesos y dólares, por lo que permanecen en el sistema financiero argentino.

El “contado con liqui” avanzó hasta $13,60 por dólar en el promedio de bonos y acciones, unos 47 centavos ó 3 por ciento. Con dólar “fuga”, “cable” o “liqui”, las divisas quedan depositadas en una cuenta en dólares en el exterior, mientras que con el dólar “bolsa” o MEP (Medio Electrónico de Pagos) permanecen depositados en cuentas argentinas.

El principal motivo del firme ascenso del “contado con liqui” en la jornada obedece a la suba promedio de 3,4% en el precio en pesos de las acciones argentinas en el panel Merval, frente a la estabilización de las cotizaciones en dólares en Wall Street. Como el dólar implícito en el “liqui” se obtiene al dividir el precio en pesos de un activo por la cotización en dólares del mismo activo en el exterior, al aumentar su valor en pesos, el tipo de cambio derivado sube en la misma proporción.

Fuente: infobae.com

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn