El Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 6 porteño condenó a la ex funcionaria menemista a 3 años y 6 meses de prisión por administración fraudulenta. Continuará libre hasta que el fallo esté firme.

María Julia Alsogaray, ex secretaria de Recursos Naturales y Ambiente Humano del gobierno de Carlos Menem, fue condenada a 3 años y 6 meses de prisión por irregularidades en las reformas edilicias que ordenó su dependencia durante los años 90. Es la segunda condena que recibe por administración fraudulenta. La otra había sido en el 2014 por cuatro años.María Julia Alsogaray recibió una nueva condena, pero seguirá en libertad

El veredicto fue dictado por el Tribunal Oral Federal N°6, integrado por los jueces José Martínez Sobrino, Julio Panelo y María del Carmen Roqueta. El fallo alcanzó también a Enrique “Quique” Kaplan, ex subsecretario de Recursos Naturales y Medio Ambiente, y el ex peluquero de Menem y constructor, Santiago Bignoli. Los jueces ordenaron la inmediata captura de todos los condenados, pero estos seguirán libres hasta que el fallo esté firme.

Asimismo, a los tres condenados les impusieron multas de 50 mil pesos y la inhabilitación penal perpetua para ejercer cargos públicos.

Los tres estaban acusados de presunta defraudación a la administración pública en unos 2 millones de pesos/dólares por las obras realizadas en el edificio que el gobierno de Menem asignó a la Secretaría, en el que había funcionado la Junta Nacional de Carnes en los años 50.María Julia Alsogaray recibió una nueva condena, pero seguirá en libertad

En su declaración indagatoria, Alsogaray se defendió argumentando que las obras fueron hechas con dinero de un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). A su vez, sostuvo que se trataba de un “muy buen edificio” pero su construcción se remontaba a “la época de la guerra”, por lo que al momento de la ocupación, en 1994, “era un nido de ratas”.

La ex secretaria contó que para desarrollar ese plan “confiaba” en sus colaboradores y en quienes la “asesoraban”. Del mismo modo, explicó que una vez tomada la decisión se apartó de concretar las tareas y el seguimiento y control porque, sostuvo, para ella “era chino básico”.

Según la acusación fiscal, los tres enjuiciados se habrían “beneficiado económicamente” mediante los trabajos de remodelación que fueron adjudicados en forma directa a la empresa de Bignoli, que supuestamente ya había remodelado el petit hotel que Alsogaray poseía en la calle Junín, barrio porteño de Recoleta, y fue rematado por la Justicia.

Este es el sexto juicio que Alsogaray, de 72 años, afronta por su paso en la función pública:primero como interventora y liquidadora de ENTel, luego como privatizadora de la acería SOMISA y finalmente en la secretaría ecológica.

Fuente: infobae.com

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn