El fenómeno, el más largo del siglo XXI, fue visible en Europa, el oeste de Asia, el norte de África y un rincón del noreste de Canadá.

En avión, desde las grandes capitales europeas o desde las cumbres nevadas de un archipiélago perdido en medio del Ártico, buena parte del hemisferio norte asistió hoy al espectáculo mágico de un eclipse solar.

Espectacular eclipse de sol visible en parte del hemisferio norteDesde primera hora de la mañana, los científicos empezaron a observar desde el océano Atlántico cómo la Luna escondía parcialmente el Sol.

“Es muy bonito. Es uno de los espectáculos astronómicos más maravillosos que se pueden ver”, declaró a la AFP el astrofísico Alfred Rosenberg, uno de los primeros que han podido disfrutar del evento desde el observatorio de las islas Canarias.

El eclipse fue luego visible en Europa, el noroeste de África y Asia, y en Oriente Medio, antes de terminar su recorrido cerca del Polo Norte.

Las autoridades multiplicaron las advertencias y exhortaron a la población a llevar anteojos de protección especial para evitar graves lesiones oculares.

Por décima vez desde el inicio del siglo XXI, el eclipse solar será total, pero solo podrá verse el fenómeno íntegro desde territorios remotos del planeta.

RED ELÉCTRICA BAJO TENSIÓN
Miles de cazadores de eclipses, llegados en ocasiones desde las antípodas, viajaron a las Islas Feroe, territorio autónomo danés situado encima del Reino Unido, y a Svalbard, Noruega, a 1.300 kilómetros del Polo Norte, en medio del Ártico, para ver la noche en pleno día durante aproximadamente dos minutos y medio.

En Svalbard, que acaba de salir de cuatro meses de noche polar, los hoteles colgaron el cartel de completo para este día hace varios años.

Un eclipse solar total es cuestión de distancia y alineación: es necesario que la luna se intercale con el sol en un eje perfecto y a una distancia lo suficientemente próxima de nuestro planeta como para que el diámetro aparente del satélite sobrepase al del astro rey, tapándolo completamente.

Por casualidad, este eclipse coincide con el equinoccio de primavera, cuando el Sol pasa del hemisferio sur al hemisferio norte, así como con la “Superluna” (luna llena en perigeo, el punto en que el satélite se halla más próximo a la Tierra).

El eclipse pondrá la red eléctrica bajo tensión, suprimiendo durante algunos minutos casi la totalidad de la producción de electricidad de origen fotovoltaico y obligando a los responsables a tomar medidas inéditas.

La alineación entre la Tierra, la Luna y el Sol será seguida de grandes mareas el sábado en las costas del Atlántico, el canal de la Mancha y el mar del Norte.

Fuente: lanacion.com.ar

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn