La fiscal Viviana Fein, que investiga la muerte de Alberto Nisman, avanzará este miércoles con nuevas pericias al arma hallada junto al cuerpo del fiscal de la causa AMIA y tomará declaración testimonial a un encargado del edificio Le Parc.

Para este miércoles se espera que se organice el segundo peritaje al arma calibre 22 que según la fiscal habría utilizado para suicidarse. El primero de los peritajes en busca de pólvora en las manos de la víctima dio negativo, pero Fein relativizó el resultado porque aclaró que “el calibre del arma es tan pequeño que no permite que el barrido dé positivo”.

El nuevo examen consta en que otra persona dispare la misma pistola y que su mano sea sometida a la misma pericia de barrido electrónico efectuada en Nisman, a fin de corroborar si efectivamente deja o no rastros de pólvora.

La pesquisa también avanzará en las próximas horas con el inicio del análisis de las imágenes captas por las cámaras de seguridad de la torre de Puerto madero y alrededores. Fein también espera contar en breve con las desgrabaciones de toda la telefonía que usaba Nisman y poder contar con las llamadas y mensajes de cinco días previos a su muerte.

Fein recibió el martes en su despacho a la exesposa del fiscal fallecido, la jueza federal de San Isidro, Sandra Arroyo Salgado, quien podría convertirse en querellante en la causa en representación de sus dos hijas. Además, escuchó a dos de los 10 custodios de la Policía federal consignados a la protección de Nisman. “Tenemos las declaraciones y las vamos a cotejar con lo que se dijo” antes, afirmó al ser consultada sobre el contenido de esas entrevistas.

El lunes otros dos efectivos ya habían declarado. Todas las versiones coinciden que Nisman se despidió de los guardias de turno el sábado por la tarde y que había ordenado volver a ver a sus custodios el domingo a las 11. Sin embargo, llegado ese momento los efectivos lo llamaron y no respondió. Tocaron el timbre de la casa sin subir al piso 13 y tampoco lo hallaron. Pasado el mediodía se comunicaron con la secretaria privada en la fiscalía, que les recomendó contactar a la madre de Nissan, Sara, que debía tener una copia de la llave. De inmediato la fueron a buscar a Núñez, pero al regresar, junto a la mujer, no pudieron abrir la puerta porque estaba cerrada desde el interior. Recién ahí, dieron alerta al 911.

En este marco, anunció que por ahora no citará a declarar a Sergio Berni, quien es apuntado por llegar antes que ella a la escena del fallecimiento. “No pienso citarlo porque no es de mi incumbencia”, aclaró Fein. Asimismo, descartó entregar el cuerpo a los familiares, que lo reclaman para darle sepultura.“El cuerpo no lo vamos a entregar hasta que se hagan todos los cotejos de la autopsia”, sostuvo.

Con el afán de reconstruir las últimas horas de vida de Nisman y los motivos de la muerte, para este martes se espera la declaración testimonial de un encargado de la lujosa torre. Este hombre podría aportar datos sobre presuntas visitas al departamento del fiscal.

Al asumir la causa, la jueza de instrucción Fabiana Palmaghini ordenó el martes allanar las oficinas de la Unidad Fiscal AMIA frente a la Plaza de Mayo, mientras que por la tarde noche se trasladó a Puerto Madero para realizar una inspección ocular a la vivienda.

Fuente: ambito.com

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn