“Cuando estuve en 2006, esto era una casa tomada por peruanos. En las oficinas, no te quedabas electrocutado de milagro. ¡Había gente durmiendo en las habitaciones!”, decía Florencia de la Ve en su debut en Bailando 2015. Pero su previa, en la que estuvo presente el humor, no fue bien recibida por la comunidad extranjera a la que la artista hizo alusión.

Acto siguiente, la Embajada de Perú en Argentina y el Consulado General del Perú en Buenos Aires manifestaron su disconformidad con Flor a través de un comunicado en el que califican que sus palabras tuvieron una “connotación xenófoba y discriminatoria para la colectividad peruana”.

Flor de la Ve pidió disculpas tras la indignación de la comunidad peruana

Viéndose en la obligación de reparar las molestias causadas con sus palabras, Florencia utilizó la columna que escribe en la revista Paparazzi para hacer un puntilloso descargo a modo de disculpas y explicativo.

El texto de Flor de la Ve:

“En estos días han ocurrido cosas feas, de esas que su bien no nos hacen bajar los brazos, a veces pegan fuerte en el ánimo (…) Como todos saben, días atrás, en el programa de Marcelo, quise hacer un chiste y tuve una expresión poco feliz sobre nuestros hermanos peruanos. Inmediatamente, la Embajada y el Consulado del Perú en nuestro país emitieron un comunicado mostrando su rechazo contra mis expresiones. Sé que algunos (no precisamente los peruanos, quienes tienen todo el derecho a sentirse dolidos) están esperando verme humillada y dirán: ‘Claro, defiende con uñas y dientes los derechos de género pero no tiene el mismo criterio para otras expresiones…’. Bueno, voy a intenta hacer un respetuoso descargo.

Primero: como corresponde, pido disculpas con el corazón a quienes se hayan sentido ofendidos por mis expresiones.

Segundo: sé que se considera un lugar común que cuando alguien es sospechado de ser antisemita diga: ‘Si yo tengo amigos judíos…’; pero creo en este caso vale decir que gran parte de mi familia es paraguaya, y estoy orgullosísima de ese origen, que me define y me hizo ser quien soy, y por expresión siento un profundo amor y respeto por todas las comunidades de nuestro continente.

Tercero: yo me crié en un barrio humilde, cosa de lo que también estoy orgullosa, y muchos de mis modos de expresión tienen que ver con frases o con un tipo de humor que a veces pueden generar un cierto desacuerdo, pero que jamás debe ser sospechado de malicia o segundos sentidos.

Cuarto: el concepto ‘peruano’ no tiene otra connotación para mí (tal vez si la tenga para muchos de los ‘políticamente correctos’) que aspectos positivos, y el caso particular en que lo utilicé no es representativo de ninguna característica del pueblo peruano ni de quienes vienen a nuestro país buscando un horizonte de mejor vida”.

Fuente: Ciudad.com.ar

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn