Hace tiempo que no hago tele. ¿Por qué no me arman algo?”, le dijo Mauricio Macri a su equipo de comunicación. La agenda de pedidos de entrevistas estaba al rojo vivo: sus asesores no tardaron en pactarlas, con cita en la residencia de Olivos. Pero mientras se ponían de acuerdo con productores y conductores, el Presidente fue sometido durante varias horas a un media training, comandado por su propio equipo. El objetivo:  que el primer mandatario no dijera una palabra de más y quedara atrapado en alguna polémica.

“Se preparó como para un debate televisivo”, contó a Clarín uno de sus asesores. En el oficialismo aceptaron pedidos de dos programas populares (el de Lanata, que se difundirá el domingo, y el que conduce Alejandro Fantino, que salió anoche en América), y sumaron un noticiero central: el de Telefé, con Cristina Pérez y Rodolfo Barili. Se entiende la preocupación por el media training: en medio del tarifazo, desde el ministro de Energía, Juan José Aranguren hasta el mismo Macri han apelado a frases irritantes para un determinado sector.

Macri se preparó como para un debate y salió a dar pelea en la TV“La idea era que todos entiendan que las subas no nos causan ninguna gracia y explicar que el Gobierno anterior no nos dejó margen. La crisis energética que dejaron fue fenomenal”, dicen quienes participaron de la movida. Entre ellos, el jefe de Gabinete, Marcos Peña; el secretario general de la presidencia, Fernando de Andreis; el secretario de Medios, Jorge Grecco; la nueva directora de Discurso, Julieta Herrero; y el vocero presidencial, Iván Pavlovsky, quien estuvo presente en las tres entrevistas.

Fuente: clarin.com

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn