Ante una oferta de divisas debilitada por el final de la cosecha de granos y una demanda sostenida, se elevó la cotización mayorista y esto empujó al oficial a avanzar siete centavos y medio en los principales bancos y casas de cambio de la city porteña a $ 8,405. La de hoy fue la mayor alza en siete meses, cuando el 23 de enero la autoridad monetaria avaló una devaluación de $ 1,21 en sólo cinco días.

El aumento de la cotización dejó mal parados a los operadores. Por ello, se quedaron esperando una señal oficial que lo acote y se mantuvieron con un pie al costado. Esto se materializó en un bajo volumen operado, de u$s 107 millones. “Como consecuencia de la suba del precio, los exportadores ofrecieron muy poco y los importadores trataron en lo posible pagar sus obligaciones”, graficaron desde una casa de cambios.

“Lo que fue sorpresa el miércoles nos volvió a asombrar en esta rueda”, comentó un cambista del dólar mayorista a ámbito.com. “La ausencia casi completa del Banco Central en la rueda no fue de extrañar, pero sí cuando busca recortar una fuerte alza del tipo de cambio”, aclaró. Sin embargo, la mesa de dinero que regula el mercado se mantuvo al margen al comienzo y sólo vendió u$s 10 millones antes de que cierre la hora.

En tanto, las reservas internacionales del BCRA finalizaron en u$s 28.860 millones, u$s 89 millones menos que lo registrado el miércoles.

En un mercado convulsionado por la decisión del Gobierno de enviar al Congreso el proyecto del cambio de la sede para el pago de la deuda, el dólar blue volvió a dar un salto de 40 centavos y cotizó a $ 13,95, a un nuevo máximo histórico. En lo que va de la semana, el billete paralelo se disparó 75 centavos. La brecha entre el tipo de cambio informal y el oficial ascendió al 66%.

El “contado con liqui” intentó seguirle el paso al marginal, pero por haber escalado en la víspera, les alcanzó a los inversores un ascenso de 19 centavos. Con esto, terminó a $ 12,38. Mientras, el dólar bolsa subió cuatro centavos a $ 13,14.

Por su parte, la tasa del call money (préstamos interbancarios a cortísimo plazo) bajó 7 puntos porcentuales a 13%. Pasada la mitad del mes, el precio del dinero acostumbra a disminuir en este mercado, dado que los bancos ya tienen cubiertas sus necesidades de liquidez urgentes. Por ello, operadores bancarios relativizaron la pronunciada baja: “Fue normal dado que en estos días son menos los créditos que se precisan para cubrir los baches de billetes. Las extracciones de los clientes se concentran en el inicio del mes”.

Fuente: ambito.com

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn