El sábado comenzó con muchas complicaciones para quienes utilizan habitualmente el ferrocarril Sarmiento: el servicio eléctrico que une a Once con Moreno se encuentra paralizado a raíz de problemas en el suministro eléctrico. Según la empresa estatal que opera la línea, el servicio se restablecería en las próximas horas y, dentro de diez días, el problema en los cables estará solucionado.

Anoche, los inconvientes técnicos obligaron a prestar un recorrido reducido hasta Castelar: pasajeros furiosos por la situación causaron destrozos en la estación.

Según informó Marcelo Orfila, presidente de Ferrocarriles Argentinos -la empresa estatal operadora de la línea Sarmiento- “se están reparando cables que no se cambiaban desde 1935”. Y detalló al Canal TN: “Ya encontramos las fallas y el servicio volverá a estar operativo en dos horas. Por otro lado, en diez días tendremos la solución definitiva con la colocación de un sistema eléctrico nuevo”.

El funcionario admitió que durante la próxima semana, mientras duren estos trabajos, podría haber más cortes, pero adelantó que no tienen previsto poner líneas gratuitas de colectivo para los usuarios que se vean afectados por eventuales interrupciones. “Estamos tratando de que eso no suceda, queremos tener cuanto antes el empalme correspondiente para que ya no haya problemas”, afirmó Orfila.

En esa línea, la operadora precisó que “se encuentra efectuando unaobra de sustitución del sistema de conducción eléctrica” en la traza. Y que “durante la semana próxima se pondrá en servicioel tramo Once-Castelar, para luego continuar con el reemplazo en el sector Castelar-Moreno”.

Los usuarios, en tanto, tuvieron que volcarse a medios alternativos para viajar desde el oeste del Gran Buenos Aires: los colectivos -desbordados- se convirtieron en la principal opción.

Anoche, pasajeros indignados por la prestación de un servicio corto -entre Once y Castelar- causaron destrozos en las boleterías y otras instalaciones de ambas estaciones ferroviarias.

Los incidentes se produjeron pasadas las 19, cuando se informó la discontinuidad del servicio por “problemas eléctricos”. No conformes con la respuesta, los usuarios comenzaron a protestar y el malestar fue subiendo de tono. En minutos, destrozaron los vidrios de las boleterías.

Pero lo peor sucedió en Castelar. Los pasajeros -varados en esa estación- lanzaron una lluvia de piedras contra oficinas de la empresa Trenes Argentinos -operadora del servicio- lo que provocó la rotura de todas sus ventanas. Testigos consultados, relataron que los usuarios enardecidos “rompían los canteros de las veredas para hacerse de piedras y quemaron basura en la calle”.

Al filo de la medianoche, efectivos de Infantería de la policía bonaerense llegaron al lugar y se sumaron a los policías que se encontraban desde horas tempranas. El servicio, sin embargo, no retornó.

Fuente: clarin.com

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Noticias Relacionadas: