Bélgica puede haber escapado a una catástrofe sin precedentes. En diciembre los policías descubrieron en el departamento de Mohamed Bakkali, sospechoso de haber participado en la organización de los atentados de París del 13 de noviembre, una grabación de video de más de 10 horas. 

El video era de una cámara escondida frente al domicilio del director del programa de investigación y desarrollo nuclear belga, el ingeniero más importante del programa nuclear de Bélgica. Dos hombres aparecían al final del video en un auto para llevarse la cámara. Esos dos hombres eran Ibrahim y Khalid Bakraoui, dos de los suicidas de los ataques en Bruselas. En la grabación se ve al patrón de la nuclear belga entrar y salir de casa.

Los kamikazes de Bruselas pretendían atentar contra las centrales nuclearesLa información, del diario belga “La Derniere Heure”, asegura que la intervención policial del martes de la semana pasada en Forest –un distrito de la capital belga- y la detención el viernes de Salah Abdeslam –el único participante directo en los atentados de París que sigue con vida- pudo acelerar los planes de los kamikazes por temor a ser detenidos y que atacarían el aeropuerto y la estación del subte por no haber terminado sus planes para atentar contra una o las dos centrales nucleares belgas.

Desde febrero el gobierno colocó a 140 militares a vigilar los accesos de las dos centrales nucleares, una medida que explicó en el marco de las medidas de seguridad extra motivas por la alerta antiterrorista, tal y como había reforzado la seguridad en transportes públicos, estaciones, el barrio europeo o grandes centros comerciales.

Bélgica tiene dos centrales con siete reactores. La mayor, Doel, de cuatro reactores, se encuentra a pocas decenas de kilómetros de Amberes, la segunda ciudad del país. La menor, Tihange, de tres reactores, está a unos 50 kilómetros al sur de Bruselas.

Los medios belgas cuentan también esta mañana que en el ataque a la estación del subte Maalbeek habría participado un segundo hombre y no sólo Khalid Bakraoui. Los investigadores aún no saben si ese segundo sospechosos murió en la explosión o escapó.

Una fuente policial dijo al diario belga: “sabíamos que iba a ocurrir. Sin duda precipitaron sus operaciones porque se sentían bajo presión. Aunque no pudimos evitar los atentados, podemos decir que su amplitud hubiera sido mucho mayor si los terroristas hubieran podido ejecutar sus planes como los tenían previstos inicialmente. Tuvieron que optar por objetivos más fáciles”.

La televisión flamenca VTM aseguró esta mañana, también con fuentes policiales, que los atentados estaban en principio previstos para el próximo lunes.

Fuente: clarin.com

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn