Así surge de los primeros resultados de la pericia criminalística. El estudio de Luminol determinó que las manchas que había en el lavatorio no eran de sangre.

Viviana Fein encabezó ayer una nueva inspección en el departamento de Puerto Madero que habitaba Alberto Nisman cuando apareció muerto con un disparo en la cabeza. Además del equipo de la fiscal, del procedimiento participaron la jueza Sandra Arroyo Salgado, ex esposa del funcionario judicial fallecido, y sus peritos; también los expertos que asesoran a la defensa del único imputado, Diego Lagomarsino. Esta tarde se conocieron los primeros resultados.

Caso Nisman: la puerta del baño habría estado cerrada cuando se efectuó el disparoLos primeros reportes de la pericia criminalística que se realizó en el lugar revelaron que la puerta del baño en el que apareció el cuerpo estaba cerrada en el momento que se produjo el disparo que terminó con la vida de Nisman. Así lo aseguraron fuentes de la fiscalía a la agencia DyN, que aclararon sin embargo que es un resultado “provisional” que necesita ser confirmado con posteriores estudios.

Los especialistas arribaron a esa conclusión al detectar una mancha en la puerta de acceso al baño que, según la primera apreciación, sólo podría haberse producido si estaba cerrada.

Por otro lado, el análisis de Luninol, un reactivo químico que detecta manchas imperceptibles para la vista humana, determinó que las improntas de la canilla del lavatorio del baño “no son hemáticas“, es decir que no se trataría de sangre.

De corroborarse, esa información representaría un revés para el planteo de la querella, puesto que fue uno de los puntos en los que hizo hincapié en su informe para sostener que la muerte fue por un asesinato. Los peritos de Arroyo Salgado afirmaron que tales manchas habían sido limpiadas por alguien que pudo haber estado en el lugar tras el disparo.

Fuente: infobae.com

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn