El cierre del Personal Fest 2016 fue una apuesta segura y no falló. No Te Va Gustar, la banda más convocante del momento, fue la encargada de bajar la persiana del segundo día de festival y lo hizo con un generoso show de casi dos horas en el que tocó ¡27 temas! Antes, The Kooks atrapó a las 27.000 almas que visitaron el predio de GEBA en una jornada cargada de rock.
Los uruguayos liderados por Emiliano Brancciari entregaron lo que la gente fue a buscar: hits para cantar y saltar hasta que la garganta y las piernas no aguanten. Con una puesta simple pero efectiva, una guitarra afilada en las manos de Pablo Coniberti, una batería que retumbaba en el pecho y un trío de vientos que funcionó a la perfección toda la noche, NTVG hizo un raconto de éxitos que arrancaron “al palo” con “Más mejor”, “Cero a la izquierda”, “Con el viento” y “Fuera de control”. Pogos para todos de arranque.

“No te” se mantuvo mayormente dentro del libreto y sacó pocos conejos de la galera. Tiró un destello interesante con una versión acústica de “Sin espada”, lo encendió un poco más con “Prendido fuego” -un tema que estará en el noveno disco de la banda- y desató la ovación con “De música ligera”, donde “Bambino” Coniberti se lució.

The Kooks dejó al público excitado antes del cierre. Los británicos se apoderaron del escenario Huawei y derramaron su indie rock ante la multitud, que lo absorvió y quedó pidiendo más. En una gran escalada de popularidad entre el público argentino, solidificaron esa base a puros hits. “Ooh La”, “She moves in her own way”, “Bad habit”, “Sofa song” y “Forgive & forget”, fueron algunos de los más entonados por los espectadores.

Entre temas, Luke Pritchard agradeció el afecto de los fanáticos (de ellas, especialmente) y se animó a practicar un extraño español para ganarse aún más su cariño. “Hola”, “dulce de leche” y “fuego”, fueron algunos de los monosílabos que acertó.

En el cierre, “Junk of the heart (Happy)” y “Naive” llevaron aún más arriba el umbral de fama de The Kooks en estas latitudes. En apenas cuatro visitas al país ya se sienten como en casa.

Cypress Hill ofreció su hip hop en estado puro cuando el sol acababa de caer y fue comprado por una multitud. El cuarteto mostró su oficio luego de 25 años sobre los escenarios y brindó un espectáculo difícil de encontrar por estos pagos. Mucha energía y temas pegadizos, el grupo latino radicado en Los Ángeles ofreció el cóctel perfecto en el arranque de la noche. La locura llegó sobre el final con “Insane in the braine”, por supuesto.

The Strypes hizo vibrar todo cuando el sol estaba bien arriba. Energía viva era lo que transmitían los irlandeses desde el escenario, especialmente el bajista Pete O’Hanlon, que se movió de un modo desenfrenado en cada tema. Con un ambo verde y zapatos rojos de plataforma, el pelirrojo se ganó el protagonismo y rápidamenete los ojos -y las cámaras de los celulares- se posaron sobre él. “Mystery man” fue el punto de partida para 12 temas, entre los que se contraban “Cruel brunette, “Blue collar Jane” y “I need to be you only”.

La jornada de rock se copó con presentaciones de Mystery Jets, Los Brujos, Stone Giant, Marilina Bertoldi y Tristemente Célebres bajo el rayo del sol. En el escenario apuntado para público juvenil, en tanto, Cher Lioyd, Ángela Torres y Kuff & Links se destacaron ante cientos de personas.

Fuente: lagaceta.com.ar

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Noticias Relacionadas: