El máximo pontífice hizo una sorprendente parada no programada en el muro de separación entre Cisjordania e Israel donde rezó durante varios minutos en silencio.

El papa Francisco defendió este domingo en Belén el derecho de Israel y de los palestinos a tener dos estados para vivir en paz y seguridad.

“Animo a los pueblos palestino e israelí, así como a sus respectivas autoridades, a emprender este feliz éxodo hacia la paz con la valentía y la firmeza necesarias para todo éxodo” dijo ante las autoridades palestinas.

“La paz basada en la seguridad y la mutua confianza será el marco de referencia estable para afrontar y resolver los demás problemas”, añadió el papa argentino, que calificó de “situación inaceptable” el conflicto israelopalestino.

El papa latinoamericano hizo una sorprendente parada no programada en el muro de separación entre Cisjordania e Israel, un gesto fuerte y simbólico como los que suele realizar Francisco bajó de su coche y se detuvo unos minutos frente al alto muro de hormigón, en un lugar donde hay una torre de vigilancia, poco después de haberse reunido con el líder de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas.

Con el rostro conmovido, el pontífice rezó durante varios minutos en silencio mientras tocaba el controvertido muro con alambradas, emblema de la separación entre los dos pueblos.

“La incomprensión entre las partes produce divisiones, sufrimientos, éxodo en comunidades enteras” había lamentado el papa en su discurso.

Belén se convirtió este domingo en una suerte de capital del “Estado de Palestina”, que el Vaticano reconoce oficialmente desde 1993. En su discurso, el papa pidió de nuevo la creación de “dos Estados”, la posición oficial de la Santa Sede.

“Desde lo más profundo de mi corazón, y a la vez que manifiesto mi cercanía a cuantos sufren en mayor medida las consecuencias de este conflicto, deseo decir que, por el bien de todos, ya es hora de poner fin a esta situación, que se hace cada vez más inaceptable”, afirmó.

“Que se redoblen pues los esfuerzos y las iniciativas para crear las condiciones de una paz estable, basada en la justicia,en el reconocimiento de los derechos de cada uno y en la recíproca seguridad”, pidió en su primera  visita a la región desde que fue elegido pontífice en 2013.

“Dios omnipotente los bendiga, los proteja y les conceda la sabiduría y la fuerza necesaria para emprender el precioso camino de la paz, para que las espadas se transformen en arados y esta Tierra vuelva a florecer en la  prosperidad y en la concordia. ¡Salam!”, concluyó.

Por su parte el líder palestino Mahmud Abas acusó a Israel de intentar “expulsar” a los palestinos, tanto cristianos como musulmanes, de Jerusalén Este, anexionado por el Estado hebreo.

“Informamos a su santidad de la  acción sistemática de Israel para cambiar la identidad y el carácter de Jerusalén Este, así como del acoso a su población palestina, cristiana y musulmana, para expulsarla”, denunció Abas durante una rueda de prensa conjunta con el pontífice.

La histórica visita de tres días del papa argentino a Tierra Santa, que empezó el sábado en Jordania, se vio ensombrecida en parte por el atentado el sábado en Bruselas contra el Museo Judío, en el que murieron tres  personas, dos ellas israelíes.

El papa oficiará este domingo una misa en la plaza del pesebre de Belén ante unas 8.000 personas, entre ellas numerosos cristianos que residen en la franja de Gaza y en Israel.

Fuente: diariouno.com.ar

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn