Un grupo armado secuestró a un argentino en un campo de Nigeria

Santiago López Menéndez, un ingeniero agrónomo de 28 años, fue sorprendido mientras comenzaba la jornada de siembra en un campo de la empresa Flour Mills, en la ciudad de Kontagora.

Era un día como cualquier otro para Santiago López Menéndez, de 28 años. Salió a primera hora con su camioneta desde su casa en el campo, en la localidad de Kontagora, donde vive con su novia, Alejandra, hacia uno de los lotes de Kaboji Farms, un predio de 2000 hectáreas propiedad de la empresa Flour Mills of Nigeria, para la que trabaja desde hace un año como ingeniero agrónomo.

Un grupo armado secuestró a un argentino en un campo de NigeriaAlrededor de las 10 de la mañana de ayer (las 6 de la Argentina), mientras Santiago organizaba la jornada de siembra de maíz y soja junto a un grupo de empleados locales, irrumpieron en el campo dos motos con hombres que cargaban armas semiautomáticas. “¡No queremos lastimar a nadie! ¡No queremos matar a nadie!”, repitieron varias veces, según dijeron los empleados que presenciaron la escena. Los desconocidos, que disparaban al aire y los amenazaban, se llevaron secuestrado a Santiago en su propia camioneta.

Inmediatamente, los empleados le avisaron lo sucedido al gerente del campo, quien se encargó de alertar a la policía del estado y a la policía militar para que iniciaran cuanto antes la búsqueda. Dos horas después del secuestro, encontraron la camioneta abandonada, pero sin rastros de Santiago ni de sus pertenencias.

Entre las amistades de Santiago circuló ayer una versión de que habría habido un pedido de rescate por una abultada suma, aunque esto no fue confirmado ayer por la familia de la víctima.Incluso, algunos sostenían que ese rescate había sido pagado y que el joven podría ser liberado hoy.

Un grupo armado secuestró a un argentino en un campo de NigeriaSin embargo, la familia negó tajantemente anoche esa versión. Así lo sostuvo a LA NACION la hermana del joven, Manuela López Menéndez. “Hasta ahora no hubo ningún contacto, nada -dijo-. Él estaba allá en plena campaña de siembra, contento, todavía viendo qué hacer, si quedarse o no. Había estado en Buenos Aires en marzo y hacía tres meses que habían vuelto allá.”

La policía local y militar, personal de la empresa Flour Mills y el cónsul y embajador argentinos en Nigeria -con quienes Santiago mantenía una buena relación- están tras la pista del ingeniero agrónomo. Alejandra Perkins, su novia, es quien transmite las novedades desde Kontagora a la familia López Menéndez. Jorge, el hermano mayor de Santiago, está viajando a Nigeria desde Sierra Leona, donde está viviendo temporalmente.

Según Manuela, una de las hipótesis es que los autores hayan sido una banda de secuestradores nómades que piden rescate dinerario. Y en principio, descartan que se trate de Boko Haram, el grupo islamista que ha aterrorizado a Nigeria en los últimos años con atentados y secuestros masivos, ya que Kontagora está fuera de su zona de influencia. Desde 2009, la insurrección islamista y su represión por parte de las fuerzas de seguridad ya dejaron más de 15.000 muertos.

“No había tenido ningún tipo de problemas ni en el campo ni en los viajes que hizo -dijo Manuela-. Nunca nos dijo que estaba asustado ni preocupado. Si hubiese tenido la mínima percepción de peligro, se hubiese vuelto. Por él y por Alita [Alejandra, su novia].”

Santiago se recibió de ingeniero agrónomo en la UBA en 2013, y desde entonces tuvo una vida laboral activa en el campo, entre la ciudad de Buenos Aires y Coronel Suárez. El año pasado, Flour Mills of Nigeria, una megaempresa agroalimentaria creada en 1962, cuya bandera es la marca de harinas, pastas y cereales Golden Penny, lo contactó para ofrecerle un trabajo como asesor técnico de su planta en el país africano, y le pagó un viaje para que conociera el lugar. “Le pareció un desafío espectacular, en lo personal y en lo profesional”, contó Manuela.

Acompañado por su novia, Santiago decidió encarar el desafío de su primera experiencia laboral en el exterior, y en junio del año pasado se instalaron en una casa que les dio Flour Mills (molinos harineros, según su significado en inglés) dentro de las denominadas Kaboji Farms, un establecimiento de 10.000 hectáreas situado 18 kilómetros al sudoeste de Kontagora, localidad del estado de Níger.

OTROS CASOS

En el pasado hubo otros antecedentes de secuestros de argentinos en África. En 1990, el ex piloto de Fórmula 2, 3 y Ford en la década del 80 Enrique Mansilla fue secuestrado en Liberia, y estuvo cautivo durante cinco meses en medio de una guerra civil.

Además, la nutricionista Pilar Bauzá Moreno, junto con otra compañera de Médicos Sin Fronteras, fue secuestrada en Somalia el 26 de diciembre de 2007 por un grupo de hombres armados, y fueron liberadas ocho días después.

Respecto de Nigeria hay una particularidad en la página de la embajada de la Argentina en ese país: un apartado dentro de las recomendaciones a los viajeros donde se alerta sobre los riesgos que pueden enfrentar los turistas: conflictos étnicos, ataques terroristas o secuestros. Entre los consejos, se destaca tener personas de confianza esperando en el lugar de ingreso al país y asegurarse el transporte desde el aeropuerto con un chofer y un auto identificados previamente.

UN INGENIERO, TRAS UN DESAFÍO

  • Santiago López Menéndez, de 28 años, se recibió de ingeniero agrónomo en la Universidad de Buenos Aires en 2013 . Desde ese momento, comenzó a trabajar en varios campos de la provincia.
  • El año pasado, la empresa agroalimentaria Flour Mills of Nigeria le ofreció un trabajo en su planta de Kontagora. En junio de ese año, se instaló allí, junto a su novia. “Le pareció un desafió”, dijo su hermana, Manuela

Fuente: lanacion.com.ar

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn