La fiscal tomó declaración a los efectivos encargados de la custodia y surgieron algunas discrepancias.

La fiscal Viviana Fein investiga las contradicciones de los custodios del fiscal Alberto Nisman por cómo procedieron el día de la muerte y busca dilucidar por qué tardaron 11 horas en comunicar lo que pasaba a sus superiores.

Así, el suboficial superior Armando Niz declaró que fueron a las 14.30 a tocar el timbre mientras que el sargento Luis Miño dijo que lo hicieron a las 17, es decir 2 horas y media después.

Además, uno de los efectivos dijo que su móvil estaba estacionado en el subsuelo debido a la lluvia y donde no entraban llamadas telefónicas y el otro dijo que estaban en el estacionamiento de cortesía para invitados donde sí llegan las llamadas.

Por su parte, el custodio Rubén Benítez, quien conocía al fiscal hace 15 años, señaló que el sábado a las 12, Nisman lo hizo entrar a su departamento y le pidió que el lunes le comprara una pistola calibre 22 porque estaba preocupado por su seguridad y la de sus hijas.

Ese día, a las 19.30, el técnico en informática Sergio Lagomarsino ingresó al departamento y le prestó su arma calibre 22 la que le dio muerte el domingo en circunstancias misteriosas.

Fuente: mdzol.com

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn