Decisión 2015. La presidenta lanzó dura crítica contra Macri y aludió a su ex ministro de Economía Lousteau, a quien culpó por la crisis con el campo en 2008.

La presidenta Cristina Fernández se metió ayer de lleno en la campaña nacional y en la porteña al criticar al PRO y al candidato del frente ECO, Martín Lousteau, dos de los rivales del Frente para la Victoria, al advertir que “no se gobierna el país con chamuyo y globitos”.

Cristina: "No se gobierna el país con chamuyo y globitos sino con gestión"“No se gobierna el país con chamuyo y globitos, sino con números y gestión”, señaló la presidenta en referencia al PRO, al tiempo que apuntó, sin nombrarlo, a Lousteau, quien —dijo— le “costó sangre, sudor y lágrimas” como ministro de Economía de su primer gobierno y autor de la resolución 125 de retenciones móviles a las exportaciones agropecuarias.

La mandataria encabezó un acto en la ciudad pampeana de Santa Rosa, donde estuvo acompañada por el gobernador local, Oscar Jorge, y la fórmula presidencial del Frente para la Victoria, compuesta por Daniel Scioli y Carlos Zannini, además del precandidato a gobernador bonaerense, el kirchnerista Julián Domínguez, entre otros dirigentes del oficialismo.

Al hacer uso de la cadena nacional número 26 en lo que va del año, sostuvo al inaugurar una serie de obras que “a muchos no les importan los números, pero sin los números no vamos a ninguna parte, hermano”, tras lo cual advirtió: “Esto no es chamuyo”.

Asimismo, cuestionó a Lousteau al señalar que ayer (por el miércoles) “escuchaba algunos de estos debates que se hacen en las elecciones”, en referencia al programa que emitió la señal TN de cara a los comicios porteños, y vio a “algunos que querían dar lecciones” al oficialismo, en referencia a la posición del economista respecto de la administración de Aerolíneas Argentinas.

Sin nombrarlo, planteó que Lousteau le costó “sangre, sudor y lágrimas”, aunque aclaró que no iba a “hablar mal de ningún colaborador o ex colaborador” de su gobierno, al subrayar que eso lo dejaba “para los desagradecidos”.

“Los compatriotas saben qué fue lo que pasó en 2008 con la 125, y cómo casi nos hacen volcar por haber calculado mal los números”, dijo, y completó: “Ahora vienen a darnos lecciones. No vamos a ofender ni agraviar a nadie. Nos hemos hecho cargo de todo, de lo que hemos hecho mal también”.

Por otro lado, señaló a Scioli y Zannini al hacer referencia a una obra que deberán continuar quienes “vienen detrás”, en referencia a la finalización de la segunda etapa del acueducto Río Colorado, que deberá afrontar, posteriormente, una última etapa para llegar al “límite con San Luis”.

La presidenta afirmó que su gobierno es “federal en serio” y “no deja a nadie a fuera”, al tiempo que aseguró que durante el kirchnerismo los argentinos “recuperaron la patria” y reivindicó el “rol social” de la mujer, porque “cuando las papas queman” ellas son “las que están al frente”.

Por último, agradeció a Jorge por contribuir a la “renovación” dirigencial al postularse como candidato a intendente de Santa Rosa, y reclamó una “renovación de cuadros” porque —subrayó— “la política no puede ser una calesita, en la que giran los mismos caballitos”.

“La política del país debe ser recambio, renovación de cuadros”, planteó, en claro mensaje a Carlos Verna, postulante a gobernador por  el peronismo ortodoxo.

Tras destacar a Jorge por contribuir a que el “trasvasamiento se haga sin egoísmo”, advirtió: “Vengo viendo a algunos desde 1983. Por eso vine hoy a La Pampa, que nadie se confunda”.

Desde La Pampa, que celebrará sus internas el 5 de julio, la presidenta se comunicó además por videoconferencia con dos provincias que afrontarán elecciones en esa misma fecha, La Rioja y Córdoba, además de mantener otro contacto con Tierra del Fuego, donde el próximo domingo se celebrará el ballottage entre el Frente para la Victoria y el frente Unir.

Fuente: lacapital.com.ar

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn