A la protesta anunciada por camioneros y gastronómicos, se suman los maquinistas, bancarios y el oficialista gremio de la alimentación.

Faltan menos de dos días para el paro nacional convocado por la cúpula del sindicalismo opositor al Gobierno y la protesta parece tomar rumbo.

Es que además del gremio de camioneros, liderado por el titular de la CGT de Azopardo, Hugo Moyano, también se sumaron a la huelga maquinistas y gastronómicos.

Los bancarios anunciaron en las últimas horas que el próximo jueves realizarán un “paro nacional” en los bancos públicos y privados del país en el marco de su plan de acción contra “el impuesto a las ganancias y el deterioro del poder adquisitivo de los salarios”.

No obstante, el secretario general de La Bancaria, Sergio Palazzo, aclaró que la medida de fuerza no está relacionada al paro convocado por el sindicalismo opositor.

Asimismo, se plegó a la medida de fuerza el Sindicato de los Trabajadores de la Industria de la Alimentación, liderado por Rodolfo Daer, que integra la CGT oficialista y hasta ahora nunca lo había hecho.

En tanto, desde la CGT Azopardo informaron que los gremios del transporte que se sumarán a la medida de fuerza son los maquinistas de trenes (La Fraternidad), los camioneros, los señaleros, los técnicos aeronáuticos, la Federación de Propietarios de Taxis, los comisarios de abordo, los aeronavegantes y los 12 gremios enrolados en la Federación Marítima y Portuaria (FENPIMRA).

Aunque hasta ahora no hubo una definición pública, los colectiveros de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), gremio que conduce Roberto Fernández, no se sumarían a la protesta. Así, los sindicatos opositores pierden un sector clave para garantizar el éxito de la manifestación.

También decidieron sumarse los trabajadores judiciales, los portuarios, seguros, obreros de estaciones de servicios, panaderos, empleados de entidades deportivas (fútbol), alimentación, propietarios de taxis, médicos (aunque habrá guardias).

Quiénes le dijeron no a la protesta
Hasta al momento no se sumarán a la iniciativa opositora la mayoría de los sindicatos de la CGT oficialista, liderada por Antonio Caló: entre ellos taxistas, empleados de Comercio, gremios industriales y trabajadores de la construcción.

Tampoco docentes y estatales enrolados en la CTA que conduce Hugo Yasky, aunque sí lo harán una docena de sindicatos opositores del sector en al menos siete provincias, incluido la Ciudad y la provincia de Buenos Aires.

Los metrodelegados del subte, hasta el momento, tampoco se sumarán a la movilización nacional, pero si prevén participar los representantes de la línea B y dos talleres. Las líneas A,C,D,E,H de subtes funcionarán normalmente.

Los reclamos
Las consignas, según se anunciaron las CGT opositoras, son para reclamar “contra la inflación y la inseguridad”.

En esa línea, los gremios pedirán la reapertura de paritarias y reclamarán por el Impuesto a las Ganancias. También por un aumento de emergencia a los jubilados y la universalización del salario familiar. El paro llega casi cuatro meses después del impacto que tuvo la movilización del 10 de abril pasado.

El paro de 24 horas anunciado por Moyano y Luis Barrionuevo, líder de los Gastronómicos, con el apoyo de Omar Maturano, de trenes, será complementado con la protesta de la CTA opositora de Pablo Micheli, la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y el Partido Obrero, que comenzará el miércoles, con una movilización desde Plaza de Mayo hasta el Congreso, lo que extenderá la medida de fuerza a 36 horas.

El éxito de la protesta del pasado 10 de abril se logró sobre todo por la virtual parálisis de todos los medios de transporte del país, logrado con la participación de colectiveros, camioneros, maquinistas de trenes y un sector de los empleados del subte.

Fuente: iprofesional.com

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn