El histórico comandante, que acompañó a Fidel Castro hasta pocos meses después del triunfo de la revolución cubana, renunció al percibir su carácter socialista, fue encarcelado durante 20 años y se transformó luego, desde el exilio en Miami, en un duro contrarevolucionario.

Matos falleció de un “infarto masivo” a los 95 años en el Hospital Kendall Regional de Miami, informó hoy la familia del disidente.

Internado desde el martes, ayer “pidió que le retiraran el equipo que lo ayudaba a respirar, porque quería despedirse de su esposa María Luisa Araluce y de sus hijos y nietos”, según un comunicado que la familia difundió a través del movimiento anticastrista Cuba Independiente y Democrática (CID) fundado por el fallecido y reproducido por las agencias DPA y EFE.

Según la familia, Matos dejó “un testamento político y una carta a los cubanos” y será velado en Miami el domingo. Luego, por voluntad del fallecido, será trasladado a Costa Rica, país que lo acogió cuando llegó exiliado por primera vez durante la lucha revolucionaria en 1957, desde donde se reintegró a la guerrilla de Sierra Maestra.

“Quiero hacer mi viaje de regreso a Cuba desde la misma tierra cuyo pueblo siempre me demostró solidaridad y cariño, quiero descansar en suelo costarricense hasta que Cuba sea libre y de allí a Yara, a acompañar a mi madre y a reunirme con mi padre y con los cubanos”, dejó escrito el ex comandante revolucionario.

Desde Costa Rica regresó a Cuba en 1957 y aportó importante armamento a las fuerzas de Castro, en las que condujo la llamada Columna 9, que tomó la ciudad de Santiago de Cuba.

Las fotografías del ingreso triunfal de Fidel Castro en La Habana el 1 de enero de 1959 muestran a su lado a Matos y a Camilo Cienfuegos.

Tras el triunfo de los revolucionarios renunció a su cargo de comandante el 19 de octubre de 1959 al percibir el giro socialista del proyecto que planteaban sus líderes.

Detenido por el comandante Camilo Cienfuegos el 22 de octubre, acusado de sedición, fue condenado en un juicio sumario a 20 años de cárcel, que cumplió en su mayor parte en la Isla de la Juventud, cuando algunos jefes revolucionarios planteaban su fusilamiento.

Nacido en 1918 en Yera, provincia de Oriente, en el seno de una familia humilde, Huber Matos se doctoró en Pedagogía en la Universidad de La Habana, en 1944.

Fue un maestro de escuela convertido en revolucionario por su oposición a la dictadura de Fulgencio Batista. En 1957, fue capturado por el ejército batistiano en las inmediaciones de  Sierra Maestra, pero pudo escapar y exiliarse en Costa Rica, desde donde regresó luego a la guerrilla.

En su libro “Cómo llegó la noche” relató su ruptura con Fidel y sus años en prisión.

Huber Matos había confesado recientemente que vivía con la ilusión de regresar a una Cuba libre y que el “daño” que a su juicio Fidel Castro había hecho al país.

Fuente: telam.com.ar

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn